A cinco días de las elecciones presidenciales en Perú, uno de los candidatos con más chances, Hernando de Soto, comparó en una entrevista la compra de vacunas con la de enlatados de atún y aseguró que en un eventual Gobierno suyo, la adquisición de los fármacos contra el coronavirus recaería en el sector privado.

“Con las vacunas no es nada distinto a que con el mercado de enlatados de atún, van subiendo, bajando los precios”, dijo el candidato por Avanza País sobre la compra de vacunas anticovid, uno de los temas más sensibles por los que atraviesan la mayoría de los Gobiernos del mundo y en medio de un colapso sanitario en su país, donde las cifras de contagios y muertos no paran de aumentar.

“Yo lo que voy a hacer es abrir el mercado a la economía social del mercado. Yo no voy a dar las vacunas, los sectores privados, comunitarios y ONGs van a competir el uno con el otro para dar las mejores vacunas”, blandió en el programa televisivo de Jaime Bayly el candidato De Soto, quien este mes viajó a Estados Unidos para ser inmunizado.

Asimismo, aseguró que, en un país en el que más de la mitad de la población tiene empleo informal y la capacidad de ahorro no es concebible, “el poder de compra está en el pueblo”.

Según De Soto, el “problema fundamental” es la forma en la que el Estado compra las vacunas, lo cual -dice- involucra una serie de trámites, el paso por cinco organizaciones y aprobaciones previas.

“Todo eso pone las manos en unos pequeños grupos y podemos llamarlos oligopolios que, entonces, van perdiendo oportunidades”, explicó.

“La solución es desreglamentar la compra por el Estado y dejar que los privados compren directamente”, agregó el candidato.

Finalmente, manifestó con certeza que “en septiembre, u octubre, o noviembre, o finales de noviembre, o principios del año que viene podemos vencer el problema (del coronavirus) en su gran mayoría”.

Los dichos del candidato presidencial provocaron de inmediato malestar entre investigadores, médicos y ciudadanos.

Expertos en salud respondieron que el Estado no puede renunciar a la responsabilidad de inmunizar a la población y advirtieron que la vacuna es un bien público.

Además, fuentes del Ministerio de Salud explicaron que los laboratorios optan por tratar con Gobiernos ya que estos son los que asumen la responsabilidad ante posibles efectos adversos.

“Si no hay alguien que se haga responsable, el tema se complica”, explicó el exministro del área Víctor Zamora.

“Si pasa algo, el Estado no va a tener nada que ver porque es la compra de un privado. No hay a quién reclamar”, agregó el funcionario, quien calificó de “imposible” esta propuesta sobre privados.

Médicos investigadores coincidieron además en que las afirmaciones del candidato son “peligrosas” e “inviables”, sobre todo porque plantea que el Estado renuncie a su responsabilidad de garantizar la vacunación a la población y pone en riesgo a los sectores más vulnerables, los de menos recursos.

“Es inaudito. En ningún país se ha planteado que el Estado renuncie a su responsabilidad y que se la entregue a los privados”, dijo Percy Mayta-Tristán, médico investigador de la Universidad Científica del Sur.

Por su parte, el secretario del interior del ColegIo Médico del Perú, Edén Galán-Rodas, señaló que las compras son directas, entre Estado y laboratorio, sin intermediarios, a excepción de la alianza Covax Facility.

“Estamos bastante limitados de vacunas porque los países del primer mundo tienen mayor acceso, pero de ahí a que se pretenda engañar que con los privados se va a solucionar eso, no. El plan nacional de salud lo comanda el Ministerio de Salid”, refirió al diario local La República.

Según agregó, en un caso hipotético, la compra de privados no solo generará problemas logísticos, sino afectará el derecho a la salud de las poblaciones más vulnerables.

“La vacuna es un bien público. En todos los países, incluso en Estados Unidos, quien vacuna es el Estado”, sentenció.

Además, hace unos días, el laboratorio Pfizer dijo que no está a la venta en ningún canal privado. (Télam)