La mayoría de los brasileños, un 64% y sobre todo los que ganan menos, está a favor de un cierre total o temporal de las escuelas en este momento por temor a contagios de coronavirus, indicó una encuesta de la firma demoscópica Datafolha publicada esta noche por el diario Folha de Sao Paulo.

Según el sondeo, apenas el 7% de los brasileños defiende que las escuelas abran sin restricciones.

Pese a que en todo el país fueron liberadas las clases presenciales tras el colapso sanitario y cuarentenas desde febrero a abril, el 46% afirma que las escuelas deben permanecer cerradas hasta el fin de la pandemia.

Otro 18% dijo que las clases presenciales deben prohibirse en los picos de la pandemia, es decir, con números epidemiológicos altos como los que mantiene el país, y otro 28% considera que debe existir una apertura parcial, como en la práctica está ocurriendo en las redes públicas y privadas, con protocolos y aforo limitado.

El 1% restante no supo responder, informó Datafolha.

La encuesta se conoce cuando el oficialismo ultraderechista pugna por un proyecto de ley para hacer obligatorias las clases presenciales, con la resistencia de sindicatos de docentes y especialistas epidemiólogos.

Algunos estados como San Pablo iniciaron la vacunación de docentes mayores de 47 años, luego de un paro que complicó la vuelta a la presencialidad.

Entre junio y setiembre los trabajadores de la educación de todos los niveles deberán ser vacunados, según el Programa Nacional de Inmunización del Ministerio de Salud.

La encuesta se hizo el 11 y 12 de mayo con mayores de 16 años en todo el país.

La opción por el cierre de escuelas es la más elegida 48% entre quienes ganan dos salarios mínimos, unos 380 dólares o 35.700 pesos.

En cambio, el apoyo al cierre de escuelas cae a 33% en los que tienen un ingreso de entre 950 dólares (89.000 pesos) y 1900 dólares (178.000 pesos).

La reapertura de escuelas para clases presenciales carece de gran adhesión debido al colapso sanitario y el aumento de contagios en niños con la variante P1 o cepa de Manaos.

En abril hubo más de 73.000 muertos por Covid-19, una cifra récord en la pandemia, que provocó en total hasta este martes casi 440.000 decesos en el principal socio comercial argentino. (Télam)