Un pelotón de fusilamiento ejecutó a un hombre de 28 años tras ser condenado por violar a su hijastra de tres años, en un juicio que fue transmitido por la televisión local y donde se reportó posteriormente que la menor falleció tras las agresiones del sujeto.

El hombre, identificado como Hussein Adan Ali, fue sentenciado durante una sesión del tribunal en la ciudad de Dhobley, Somalia, compuesto por ancianos de los clanes tradicionales y  funcionarios de la corte, quienes revisaron las pruebas antes de emitir un fallo.

Según la evidencia, Ali había estado masticando hojas de khat, un estimulante suave, cuando agredió sexualmente a la niña, aunque no está claro cuándo ocurrió el crimen, los jueces dijeron que la niña había muerto el miércoles.

La transmisión no mostró si los abogados estuvieron presentes durante esa jornada histórica para el estado sureño de Jubaland, o si el acusado tuvo la oportunidad de apelar.

La televisión nacional del país africano compartió en su cuenta de Twitter una foto del hombre, informando que Ali había sido ejecutado por el pelotón de fusilamiento. La publicación tuvo muy poca repercusión.

También notificó que fue asesinado tras haber sido “condenado a muerte, después de que un tribunal lo declarara culpable de violar a una niña de tres años que luego sucumbió a las heridas”. La sentencia de muerte dictada está permitida por la ley islámica, dijo el tribunal