El director general de Pfizer, Albert Bourla, anunció que “es cuestión de días y no de semanas” para que la compañía y su aliada alemana BioNTech, presenten datos a los reguladores estadounidenses para la autorización federal de una vacuna contra el coronavirus en chicos de entre 5 y 11 años.

En el programa This Week de ABC, dijo que esta decisión implicaría un importante paso para la campaña de vacunación de menores a nivel mundial, sobre todo con el reciente regreso a los colegios y el arraso de la variante Delta.

La semana pasada, desde la empresa informaron que según los resultados del ensayo clínico, la vacuna contra el coronavirus de Pfizer-BioNTech es segura y que generó “respuestas sólidas de anticuerpos neutralizantes en niños de 5 a 11 años” con una dosis menor a la administrada en adultos.

El estudio de fase 2/3 incluyó a 2.268 participantes que tenían de 5 a 11 años y recibieron un nivel de dosis de 10 µg en un régimen de dos dosis administrados con 21 días de diferencia.

Luego los pacientes desarrollaron la misma cantidad de anticuerpos sólidos que adolescentes y adultos jóvenes, durante sus vacunas regulares.

Por eso Bourla se mostró esperanzado de que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) apruebe la solicitud de la empresa, por lo que tendrán lista la manufactura para suministrar esta nueva fórmula de la vacuna.

En diálogo con la prensa internacional, consideró que una vez que esta franja etaria se encuentre vacunada, la pandemia podría contenerse y en cuestión de un año podríamos “volver a la vida normal”.

Bourla también declaró que “tendremos vacunas que durarán al menos un año” y que “el escenario más factible serán las vacunaciones anuales” contra el Covid