El futuro llegó hace rato. Todo un palo, ya lo ves. Quién hubiera pensado que aquella letra de los Redonditos de Ricota le caería como anillo al dedo a la Argentina más de 30 años después.

El aislamiento social preventivo y obligatorio de la pandemia por coronavirus aceleró los tiempos de la digitalización, y empujó a las grandes empresas a reemplazar la mano de obra humana con tecnología industrial.

Esta toma de decisiones trajo consigo el descubrimiento de un mundo nuevo colmado de posibilidades, derivando en un grave problema o una gran oportunidad para las personas.

Las industrias comprendieron por experiencia propia, lo que al otro lado del mundo se decía a gritos, el avance tecnológico es un aliado en el crecimiento exponencial e ilimitado.

La gente también comprendió en este último año y medio que las máquinas pueden trabajar sin descanso, sin vacaciones, sin enfermedad, sin sindicatos, sin embarazos, sin jubilación, sin quejas.

Requiere una colosal inversión, sí, pero a mediano y largo plazo, a las grandes corporaciones les resulta más provechosa ¿Implica eso el fin del empleo para los seres humanos? Depende de cómo lo quiera ver cada uno.

Todo indica que las tareas se dividirán en partes iguales entre humanos y robots en menos de cinco años

Hay quienes aseguran que solo implica el reemplazo de las actividades automatizadas, para dar lugar a que las personas desarrollen al máximo sus habilidades blandas, sociales, y puedan ubicarlas al servicio de una era de la influencia, la comunicación y la información. La era industrial, terminó hace rato.

Por supuesto, el cambio de paradigmas requiere una adaptación, que a su vez es la esencia misma del proceso evolutivo. Apenas vislumbra la ciencia el poder del cerebro humano, el trabajo físico va quedando obsoleto. Surgen nuevas necesidades e incógnitas, y todo indica que las tareas se dividirán en partes iguales entre humanos y robots en menos de cinco años.

En una entrevista, el director de Talent Solutions y People & Culture de ManpowerGroup Argentina, Gustavo Aguilera, explicó que en el mundo “cerca de 100 millones de nuevos empleos surgirán a raíz de la Inteligencia Artificial (IA), la economía verde y la economía del cuidado”.

Y reveló que en el país, “el 45% de las empresas está acelerando sus planes de automatización”. Sin embargo, advirtió que esto no representará por lo pronto una extinción de los puestos de empleo, de hecho “se crearán más de los que se eliminarán”.

Según una investigación de la firma internacional especializada en Recursos Humanos, el 93% de los empleadores que están en un proceso de automatización, “planea aumentar o mantener su plantilla”.

“Cerca de 100 millones de nuevos empleos surgirán a raíz de la Inteligencia Artificial (IA), la economía verde y la economía del cuidado”

Los sectores que tardaron en adoptar tecnología antes de la pandemia están poniéndose al día. Según Aguilera, los rubros que picaron en punta son finanzas, seguros, bienes raíces e industria manufacturera.

“Las posiciones que están más expuestas a desaparecer en el corto plazo son las vinculadas a roles muy repetitivos, rutinarios y predecibles. Generalmente, son de baja eficiencia y simples de automatizar, por lo cual un algoritmo puede fácilmente reemplazarlas”, detallaron desde la compañía.

Esto refiere a tareas manuales ligadas a procesos productivos con roles mecánicos, como el ensamblado y mantenimiento; y también perfiles relacionados con la logística. “Luego, siguen posiciones de atención al cliente, como cajeros, agentes de viajes, telemarketers y data entry”.

“En el otro extremo de la vara se ubica lo que aún no es reemplazable por algoritmos, si bien en algún momento lo será: lo relacionado con el contacto humano”, advirtieron.

E indicaron que “si bien hay posiciones que no van a ser 100% suplidas, como el rol de un médico, un contador o un abogado, en un futuro existirán automatizaciones que irán impactando en su campo laboral”.

Los dos sectores más afectados son el comercio y la atención al público por la “clara migración a canales digitales”, como los “chatbot con respuestas o interacción automatizada”.

“Lo mismo se ve en los esquemas de compra. Estos también están migrando hacia lo digital”. Un ejemplo de ello es el turismo, donde cada vez menos personas recurren, para elegir paquetes a través de plataformas online, en el marco de las economías colaborativas.

A continuación el listado de los empleos próximos a reemplazarse por tecnología: