En el test, el estudiante respondió que el resultado era "15" y usó en su respuesta la estrategia que se le pedía, incluyendo "5+5+5".

Pero la maestra lo “bochó” y le anotó que la solución correcta era "3+3+3+3+3".

Tras ello, la foto del examen se volvió viral y desató una grieta entre partidarios y detractores de la profesora y el alumno.

La bola de nieve se hizo tan grande que hasta llegó a intervenir el Consejo Nacional de Maestros de Matemáticas de Estados Unidos (NCTM, por sus siglas en inglés). ¿Qué determinó?: Que la razón la tenía la maestra.

"Parte de lo que tratamos de enseñar a los chicos es que sean pensadores y solucionadores de problemas", dijo Diane Briars, presidenta de la organización educativa quien acotó "Queremos que los estudiantes entiendan qué estamos haciendo y no sólo tener la respuesta correcta".

El examen desaprobado

Vale decir que el enunciado del ejercicio decía: "Utiliza la estrategia de suma repetida para resolver 5x3".

En efecto, la profesora pedía a sus alumnos en el enunciado del ejercicio que demostraran que conocen la estrategia de la suma repetida. Y según ella, el procedimiento que el estudiante planteó no era el correcto.

Multiplicar consiste en sumar un número tantas veces como indica otro número. Así que 5x3 (léase "cinco por tres") es igual a sumar tres veces el valor de 5. Se trata de una operación diferente a la de la suma repetida, aunque da un resultado equivalente.

En EEUU, la suma repetida se usa en EE.UU. como método de enseñanza del concepto de multiplicación. Debe expresarse con tantos grupos como indique el primer factor. Así, 5x3 equivale a 5 grupos de 3 elementos y no al revés: 3+3+3+3+3.

La forma correcta de leer 5x3 según el método de enseñanza estadounidense sería "cinco veces tres" y eso es diferente al "multiplicado por" que se utiliza al enseñar la tabla de multiplicar en español