En los últimos cuatro meses, una serie de estudios científicos detalló el descubrimiento del mosquito Aedes vittatus en República Dominicana, que antes de 2019 no se había registrado en el continente americano, y ahora también fue hallado en la Base Naval de Guantánamo en Cuba.

El entomólogo español Pedro M. Alarcón-Elbal, explicó que hay una gran preocupación por parte de los científicos porque “dentro de su área de distribución nativa desempeña un papel importante en el mantenimiento y transmisión de diversos virus como el de la fiebre amarilla, el dengue, el chikungunya y el Zika”.

Según el Programa Mundial de Mosquitos unas 700 millones de personas en el mundo contraen cada año patologías transmitidas por mosquitos, y esas enfermedades causan anualmente cerca de un millón de muertes.

El experto en enfermedades transmitidas por vectores y profesor de Medicina Tropical y Salud Global en la Universidad Iberoamericana (UNIBE) de Santo Domingo, detalló que esta especie vive tanto en sitios silvestres como en entornos domésticos en África, Asia tropical y Europa meridional, donde se alimenta de seres humanos y otros vertebrados.

Como el Aedes aegypti, conocido en la Argentina por ser transmisor del dengue, este insecto se reproduce “en reservorios naturales como pozos, agujeros de árboles, troncos de bambú o pisadas de animales”.

Unas 700 millones de personas en el mundo contraen cada año patologías transmitidas por mosquitos

Sin embargo, también “demuestra una considerable plasticidad ecológica que le permite también explotar una amplia gama de contenedores artificiales más propios del entorno doméstico, como botes, cubos, latas o neumáticos usados, entre otros".

Los adultos de esta especie tienen un patrón de escamas característico a nivel del tórax que los hace fácilmente distinguibles del resto de especies de mosquitos, explicó Alarcón-Elbal. “Tienen un tórax oscuro sobre el que resaltan seis topos o manchas blancas circulares que le dan un aspecto moteado”, indicó.

Además de la sorpresa que se llevaron los científicos de República Dominicana y Cuba por hallar esta especie en América, coincidieron en la preocupación de saber que el Aedes Vittatus “tiene la potencialidad de cambiar el panorama epidemiológico de ciertas enfermedades, como el dengue, en un futuro cercano".

Por su parte, la científica Yvonne Linton afirmó ante la prensa internacional que “si el Aedes vittatus está en República Dominicana, definitivamente está en Haití. Asumimos que también está en Jamaica, Puerto Rico y podría estar ya en Florida”