En tiempos de pandemia, las plataformas de streaming fueron una gran fuente de entretenimiento, tuvieron un crecimiento exponencial y quedaron instaladas en la vida cotidiana de las personas.

En este contexto, Netflix vuelve a aumentar sus tarifas una vez más este año, causando malestar entre los usuarios. La plataforma busca invertir en el contenido original que la mantiene a la cabeza del mercado.

La suba será notificada a los usuarios mediante un mail en el que se especificarán los nuevos cuadros tarifarios, a los que se les deben sumar los impuestos que rigen para la contratación del servicio.

En febrero, el servicio de streaming ya había elevado los precios que se venían mantenido estables durante un año, para redoblar su apuesta sobre sus contenidos originales, que sólo en 2021 recibieron una inversión de 17.000 millones de dólares.

El cambio en los precios de suscripción ya está en efecto para los nuevos usuarios. Desde el pasado jueves, quienes se abrieron una cuenta en Netflix lo hicieron con los nuevos precios.
Click to enlarge
A fallback.

Para las membresías ya activas, por otro lado, el aumento de precios se hará efectivo en noviembre quedando el Plan básico (1 pantalla) en $379, el Plan estándar (2 pantallas y HD) en $639, y el Plan premium (4 pantallas y Ultra HD) en $939