En las últimas semanas se viralizó un video de Tiktok en donde una joven mostraba cómo le habían crecido los pechos, afirmando que el disparador había sido la vacuna contra el Covid-19.

La usuaria Vincenzena publicó una serie de fotografías en las que se podía ver un visible crecimiento de sus senos. Aunque muchos la tildaron de mentirosa y de buscar fama, ella aseguró que fue producto de aplicarse el suero de Pfizer.

Inmediatamente después de haber posteado el video sobre su inquietante efecto secundario, otras usuarias manifestaron haber sentido lo mismo. “Fue una especie de crisis para mí. Tuve que comprar un sujetador de una talla más grande”, dijo una, otra reveló haber aumentado “casi dos tallas”.

Lo cierto es que la ciencia tuvo que salir a calmar las aguas para algunas, y a desilusionar a otras tantas. Expertos consultados señalaron que tales efectos pueden tener una causa completamente natural.

Según el doctor Heinrich Bachmann, entrevistado por la corporación pública noruega NRK, el eventual crecimiento de los pechos es solo aparente y se produce por la inflamación temporal de los ganglios linfáticos, reacción que dura unas semanas.

“Aproximadamente el 10 por ciento de las mujeres que reciben la vacuna tendrán los ganglios linfáticos de las axilas inflamados. Esto hace que los senos sean impulsados un poco hacia adelante y parezcan más grandes”, aclaró Steinar Madsen, un especialista de la Agencia Noruega de Medicinas.

Por su parte, desde la oficina de Pfizer en el país escandinavo aseguraron que hasta ese momento no se habían reportado casos de esta índole, pero no descartaron la posibilidad de que su vacuna pudiera tener tales efectos secundarios