Según el servicio geológico de Estados Unidos (USGU) en los últimos seis días, hubo una serie de temblores o terremotos en diferentes puntos del mundo que preocupan e intrigan. Se trata de movimientos vibratorios, rápidos y violentos de la superficie terrestre, provocados por choque de placas tectónicas.

Todo comenzó el 15 de enero a la 1 de la madrugada (Arg) en Hawai, con un temblor de 4.0 magnitud. Ese mismo día a las 13 horas, en Guatemala se sintió uno de 5,9 y a las 18:30, en Irán hubo uno de 5.5.

Al día siguiente, 16 de enero a las 5 de la tarde, tembló Afganistán con una magnitud de 5.5; mientras que el 17 de enero, a primera hora, hubo un sismo de 4.2 en California, Estados Unidos.

El 18 de enero fue el turno de Argentina, en la provincia de San Juan hubo un fuerte temblor de M 6.4 antes de la medianoche, con 100 réplicas en toda la región. Para el martes 19 a primera hora, se volvió a sentir uno en California, con menor intensidad que dos días atrás (2.7).

Eso no fue todo, el 20 de enero tembló Rusia a la una del mediodía (M 5.5) y casi a la misma hora (Arg), se sentía por tercera vez un terremoto en California un poco más fuerte que el anterior (M 3.5).

Ese mismo miércoles, antes de las 20 horas, Perú sufría un temblor de M 5.5, y este jueves antes de las 8 am recibía otro de M 3.8, en la región de Tacna. Una hora y media más tarde, el sismo más potente (M 7.7) hizo vibrar Filipinas