Según un estudio publicado por la Royal Society of Public Health, las redes sociales causarían mayor adicción que los cigarrillos o el alcohol, ya que está comprobado que las mismas hacen perder el contacto con la realidad, y la vida social.

El informe confeccionado tras comprobar esta hipótesis determinó que en 2006, quienes utilizaban internet de manera diaria era solamente un 35%; mientras que en la actualidad, esa cifra llegó al 82%.

Además, sostuvo que su uso se da mayormente entre los 16 y los 24 años, utilizándolo, en un 91%, para actividades sociales, es decir uso de redes como Facebook, Twitter e Instagram. Mientras que al incrementarse el rango estario, es decir entre los 55 y los 64, este porcentaje disminuye al 51%, y quienes son mayores de 65 años, lo utilizan en un 23%.

Cabe destacar que en la investigación también se concluyó en que aquellas personas que las utilizan en demasía, si bien quedan aislados de la sociedad, lo cierto es que también obtienen un mayor apoyo emocional, conectando a personas de todo el mundo sin límites de tiempo ni espacios.

Es por ello que lo negativo de las redes sociales no residiría en sí mismas, sino en la utilización y la importancia que generan los usuarios en torno a cada uno de ellas; reside en ello la importancia de la racionalidad a la hora de utilizarlas para que no se transforme en una herramienta en detrimento de las relaciones sociales.

Para más información, visite INICIO.