Patricia Aguilar Poveda es una joven española que en el 2016 a la edad de 18 años, fue seducida a través de internet por el líder de una secta, quien la atrajo hasta una selva del Perú donde la mantuvo secuestrada como esclava sexual.

Allí, el marco de un sinnúmero de vejaciones, quedó embarazada de Félix Steven Manrique, quien se hacía llamar el Príncipe Gurdjieff, y tuvieron a la pequeña Naomi, que al momento del rescate se encontraba en grave estado de salud.

La manipulación había comenzado dos años antes del secuestro, cuando Patricia compartió en sus redes sociales su dolor por la partida de un tío. Al verla vulnerable, el psicópata le tendió una trampa emocional que la fue envolviendo y debilitando.

Haciéndose pasar por un gurú espiritual, pasó de una relación de amistad a un noviazgo, convenciéndola de que había sido elegida para repoblar el mundo, ante la inminente llegada de un apocalipsis.

La chica no se daba cuenta entonces de lo que sucedía porque cuenta que en la secta “no hay nada más”, “vives atrapada en un submundo con cosas que no son reales” y “te convencen de que todo lo que hay fuera es malo”, incluida la familia.

Así se expresó en un libro que salió hace pocos meses a la luz, un registro de su historia luego de vivir un proceso de “desprogramación y lucidez” tras ser rescatada por su padre.

La periodista española Vanesa Lozano, autora del libro Hágase tu voluntad, manifestó: “Todos somos susceptibles de caer en una secta, y la peculiaridad de este caso es que nunca ha habido uno documentado de principio a fin como este”.

También destacó la valentía de la joven madre en abrirse a relatar lo sucedido para prevenir a nuevas víctimas de este tipo de delincuentes. Manrique, por su parte, cumple una condena de 20 años en prisión por trata de personas, teniendo en cuenta que Patricia no fue su única víctima.

¿Ya sabés donde votás? Ante los recientes cambios en el Padrón Electoral, consultá a continuación el lugar que te corresponde: