Este lunes por la noche, en la Patagonia argentina sorprendió el avistamiento de un meteorito pasando muy cerca de la tierra, aunque algunas versiones indican que habría caído en las costas del Océano Pacífico.

Algunas cámaras de seguridad y de personas que estaban con celular en mano, pudieron captar los instantes que duró este fenómeno astronómico.

En el norte de Chile, primero vieron uno el sábado 23, y lo tomaron con un aviso apocalíptico, ya que durante el fin de semana se sintieron dos sismos de gran magnitud, con apenas 30 minutos de diferencia, y también la población fue alertada por un posible tsunami.

Respecto a este último llamado, las autoridades aclararon que se trató de un error de digitalización y que la evacuación se refería solo al territorio antártico, pero el miedo quedó en el imaginario colectivo. Ayer por la noche en el sur vieron otro meteorito.

Fue el mismo que se vio en Bariloche, algunos vecinos lograron registrar y subir a las redes sociales el cuerpo celeste, que según definiciones de la NASA, se trataría de “un fenómeno de luz que ocurre cuando un meteoroide atraviesa la atmósfera y se evapora".

Por otra parte, algo similar ocurrió en Bali, Indonesia, el domingo 24 de enero, cuando sus habitantes oyeron un fuerte estruendo en los cielos. El Instituto Nacional de Aeronáutica y del Espacio de Indonesia (LAPAN) había anunciado que una importante roca espacial había penetrado en el cielo, lo que provocó la explosión a primera hora de la mañana.

La Agencia de Meteorología, Climatología y Geofísica de Indonesia (BMKG) dijo que se había producido un terremoto de magnitud 1,1 en la región. Los astrónomos han dicho que la explosión puede haber sido tan potente que las ondas de choque causaron el pequeño temblor.

Finalmente en la mañana de este martes, una salvadoreña compartió dos secuencias que logró filmar de la caída de otro meteorito sobre el Cerro San Jacinto, preguntando estupefacta en Twitter si alguien más había visto lo mismo. Aunque el fenómeno no tiene nada que ver con las estrellas fugaces, algunos manifestaron haber pedido tres deseos.