El Triángulo de las Bermudas es uno de los misterios más fascinantes en la historia de la navegación desde la década del ‘50. Cientos de aeronaves y embarcaciones marítimas desaparecen sin dejar rastros entre sus aguas, lo que desencadena múltiples teorías y mitos.

Se trata de un territorio conformado por 1,1 millón y medio de kilómetros cuadrados en altamar, ubicado en el Océano Atlántico Sur entre las islas Bermudas, Puerto Rico y Miami, Estados Unidos.

Algunos afirman que en ese triángulo equilátero existe un portal a otra dimensión o que es la entrada a la ciudad perdida de la Atlántida. Expertos en todas las áreas intentaron dilucidar por qué se perdieron tantas vidas y naves al menos en los últimos 70 años desde que se registró el primer caso.

Triángulo de las Bermudas

En tal marco, un equipo de científicos de la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) compartió recientemente un increíble hallazgo. Informaron que cuando los satélites pasan por esta zona son “bombardeados con una radiación más intensa que en cualquier otro lugar de la órbita terrestre”.

Esta irregularidad llamada la Anomalía del Atlántico Sur (AAS), hace que los rayos solares se acerquen hasta 200 kilómetros a la superficie de  la Tierra, en un rango de sondas en la órbita terrestre baja.

Según el informe difundido por la NASA, eso podría provocar los accidentes en la zona, que finalmente terminan convirtiéndose en desapariciones. Ante la prensa internacional, los científicos de la agencia espacial indicaron que se trata de “un punto débil en el campo electromagnético de la Tierra”.

Triángulo de las Bermudas

También comentaron que esta extraña anomalía generó un mal funcionamiento de las computadoras de los astronautas de la Estación Espacial Internacional, durante los primeros días en que fue puesta en órbita, obligando a la tripulación a apagar los aparatos a bordo.

Hasta ellos mismos sufrieron los efectos de la radiación, ya que algunos señalaron haber visto “extraños puntos blancos” frente a sus ojos, por lo que desde entonces las misiones reforzaron medidas para proteger a los tripulantes