En un caso extremadamente inusual, una mujer británica de 39 años dio a luz en un hospital de la ciudad inglesa de Bath a un par de mellizos gestados con tres semanas de diferencia.

Durante su embarazo, Rebecca Roberts atravesó por un proceso llamado superfetación, en el que el cuerpo de la mujer continúa ovulando a pesar de estar en gestación. Esto permitió que otro óvulo fuera efectivamente fertilizado durante las relaciones sexuales.

"Rebecca Roberts atravesó por un proceso llamado superfetación"

La superfetación es un raro fenómeno que ocurre cuando se produce la fecundación exitosa de un segundo óvulo liberado durante la evolución del embarazo, teniendo como resultado la concepción de mellizos gestados con dos o cuatro semanas de diferencia.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Roberts quedó embarazada en 2020 y cuando supo que estaba esperando un segundo hijo en tan extrañas circunstancias, decidió buscar información junto a su marido.

Los médicos les dijeron que la hija menor, Rosalie, tenía pocas probabilidades de sobrevivir y adelantaron el parto debido a que la pequeña no se estaba desarrollando de forma adecuada por un problema con su cordón umbilical.

"Los médicos les dijeron que la hija menor, Rosalie, tenía pocas probabilidades de sobrevivir"

La historia tuvo un final feliz y Rebeca dio a luz el pasado mes de septiembre a su hijo Noah, quien pesó 1,86 kilos, y a Rosalie, quien nació con solo 1,22 kilos de peso. Tras el parto, la pequeña Rosalie tuvo que pasar 95 días en la unidad de cuidados intensivos y neonatales, mientras que su hermano Noah permaneció internado poco más de tres semanas