Una reciente investigación de la Universidad de Oregon, en Estados Unidos, reveló que los gatos, una de las mascotas más populares del planeta, extrañan a sus dueños luego de estar algunas horas sin verlos.

Estos felinos son animales sociales que necesitan sentirse acompañados para estar a gusto y seguros. En este sentido, el estudio demostró que reconocen a sus amos casi como si fueran sus padres biológicos.

Ya en 2019 la revista Current Biology dio cuenta de que, al igual que los perros y los niños, los gatos forman “vínculos de seguridad” con los humanos que cuidan de ellos.

Así lo definió Kristyn Vitale, de la Universidad de Oregon: "Al igual que los perros, los gatos muestran flexibilidad social con respecto a sus apegos con los humanos".

"La mayoría de los gatos están unidos de forma segura a su dueño y lo usan como fuente de seguridad en un entorno novedoso", agregó.

En el trabajo, titulado "Lazos de unión entre gatos domésticos y humanos", comparó el comportamiento de un bebé tras el reencuentro con sus padres después de una breve ausencia, en un entorno nuevo. Según se explica en el estudio, cuando un cuidador regresa, los bebés seguros vuelven rápidamente al juego relajado.

Entonces, los investigadores decidieron realizar la prueba con dos gatos. Primero pasaron cada uno por separado a una habitación nueva con su cuidador dos minutos, seguido de dos minutos solo. Luego, tuvieron un breve reencuentro.

Las respuestas de los gatos al volver a ver a sus dueños fueron sorprendente. "Los resultados muestran que los gatos se unen de una manera similar a los bebés", afirmaron los investigadores