La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) había aprobado en abril el test chino Immunobio que detecta el coronavirus, para que fuera comercializado en farmacias.

La noticia provocó desconcierto, preocupación y alerta de toda la comunidad bioquímica del país coincidiendo en que la autorización resultaba contradictoria según las normas de la misma ANMAT.

Empezando por la provincia de Buenos Aires, colegios Bioquímicos de todo el país pusieron el grito en el cielo, presentando sus reclamos en cada una de sus jurisdicciones porque esta prueba solo debería hacerla un bioquímico en un laboratorio de análisis clínicos habilitado. Ni un profesional de la salud de otra área, y mucho menos una persona sin conocimientos médicos.

Por otra parte, la venta libre también implica la proliferación de circuitos ilegales de testeos donde inescrupulosos encontrarán posibilidades de lucrar con la salud de la población.

Ni un profesional de la salud de otra área, y mucho menos una persona sin conocimientos médicos debe manipular ese test

En este marco, el miércoles pasado se terminó publicando en el Boletín Oficial bonaerense la Resolución 1533/21, que prohíbe la venta en farmacias del mencionado test.

La misma decisión tomaron previamente los ministerios de Salud de Mendoza, Neuquén, La Rioja y Entre Ríos y el colegio de Farmacéuticos de Córdoba. Luego, hizo lo propio San Luis y se espera que en los próximos días se sumen más provincias.

La prueba permite en 10 minutos conocer el resultado, con un nivel de sensibilidad del 96,8% y “si bien es de venta libre, el hisopado lo debe hacer un profesional”. Esto último no quedó claro a los consumidores, que empezaron a manipularlo sin los conocimientos básicos.

El problema del autotesteo –según indicaron– es que al estar mal hecho puede arrojar falsos negativos, que dan una ficticia sensación de tranquilidad a las personas, animándolas a salir libremente de sus casas y por lo tanto seguir contagiando a los demás. Esto a su vez, anula la posibilidad del rastreo y el aislamiento, herramienta muy importante en el control epidemiológico