La influencer colombiana Tatiana Murillo publicó en Instagram un video de su pequeña hija abriendo un insólito regalo. En el cumpleaños número 12, le entregó un vale por una operación de nariz, hecho que generó un repudio masivo en las redes sociales.

En la filmación se pudo observar a la menor de edad descubriendo que en el interior de la caja, había dinero y un muffin o magdalena, decorado con una muñeca Barbie que parecía haber salir del quirófano.

“Se desencadenó todo este ‘boom’ y no sé por qué la gente todavía le tiene ese tabú a las cirugías plásticas. Creen que porque uno tiene operaciones no sabe nada o es una hueca, o sea tantas cosas absurdas en pleno siglo XXI”, se defendió la modelo y empresaria.

Es que a partir de la publicación, comenzó la polémica por imponerle una rinoplastia a su hija preadolescente, porque la cargaban en el colegio.

Le llovieron comentarios de toda índole, por lo que tuvo que poner en modo privado su cuenta.

Lejos de retractarse o admitir que pudo haber tomado una decisión precipitada, Murillo expresó: “Yo creo que es el mejor regalo que le pude haber dado en la vida porque el bullying en el colegio los niños suelen ser muy crueles”.

Y reavivó el escándalo al sentenciar: “Obviamente se la va a realizar, no le gusta su nariz y no la voy a obligar a que le guste porque yo ya pase por lo mismo”.

Sin embargo, aclaró que el retoque estético en la nariz no se le realizará en este momento, sino que planea hacerlo en dos años: “Tiene que esperar a que se termine de formar su carita”.

También aseguró que la operación no solo arreglará el aspecto estético de la nariz de la nena, sino que con esta intervención le corregirán algunos problemas que tiene y que le dificultan respirar