Hace 11 años, Cristian Cedeño García sufrió un terrible accidente en el que perdió ambos brazos. Ayudaba a un vecino a reparar el techo de su casa cuando se topó con un cable de alta tensión.

A partir de ese momento, su vida cambió por completo. Lejos de caer en la depresión y la inactividad, el hombre de Las Cumbres, al sur de Manta, Ecuador, tomó la decisión de seguir adelante y con proyectos incluidos.

Con estudios en mecánica automotriz en el Servicio Ecuatoriano de Capacitación (Secap), su sueño era ponerse un local relacionado con el servicio a vehículos.

Durante los últimos años, tras lograr habilidad con lo que queda de sus brazos, se dedicó a lavar barcos en el puerto de Manta, pero la pandemia por coronavirus hizo que se quedara sin empleo.

Click to enlarge
A fallback.

“Tuve que comenzar a construir un lugar donde lavar carros, y así inicié en octubre pasado (2020), con ayuda de mi familia”, contó a la prensa local.

El pasado jueves un video de su actividad se viralizó en las redes sociales. Un vecino de la ciudad de Manta grabó con su teléfono cuando observó a Cristian con un cartel de cartón en su pecho y le daba a conocer su negocio de lavado de carros.

Allí, mientras alimenta la ilusión de contar con prótesis que lo ayuden a independizarse por completo, Cedeño sigue con ímpetu el lavado de carros.

Sobre sus hombros ubica la manguera que utiliza para lavar los vehículos, y guía a sus hijos y esposa, Martha Delgado, a que complementen el trabajo de limpieza íntegra del automotor.

El taller de Cristian, conocido como taller automotriz Crismar, se ubica en el barrio Las Cumbres en las calles 12 de Octubre y 224. Se puede contactar llamando al 099-451-6608 y así ser atendido por un hombre que no conoce de barreras en la vida