El Pase Libre con Vacuna en la provincia de Buenos Aires, anunciado ayer en conferencia de prensa por el gobernador Axel Kicillof, comenzará a implementarse a partir del 21 de diciembre. Así como se vio enseguida la réplica de la medida por parte de diferentes sectores, desde otros no tardó en llegar la reacción de #NoAlPaseSanitario.

La medida apunta, según dijo Kicillof, a "acreditar la vacunación con dos dosis desde los 13 años en adelante" y en el fondo pretende ser un estímulo para que se vacunen quienes aún no lo hicieron y así evitar "que los contagios crezcan".

 

Click to enlarge
A fallback.

El titular de Salud provincial, Nicolás Kreplak, indicó en declaraciones a los medios que “desde octubre para acá venimos con un leve ascenso de casos, la pandemia no terminó y lo vemos en Europa”. “En la Provincia tenemos más de 16 millones de personas con posibilidades de vacunarse, nos faltan unos 4 millones que completen ambas dosis, es un número bajo pero son un riesgo”.

"La vacuna está esperando a la población. Necesitamos un estímulo, porque a muchos les faltan las segundas dosis”, afirmó Kreplak, y señaló que el pase sanitario apunta a que “todos estén inmunizados y no pongan en riesgo a los demás y puedan acceder a las actividades. La idea es llegar a marzo con toda la población vacunada y lo más importante es completar la vacunación”.

 

En la misma línea, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, dijo a la prensa que “el pasaporte sanitario lo que busca es que nos cuidemos entre todos y poner en relevancia lo que significa completar los esquemas de vacunación”. “No hay una resistencia a vacunarse en la mayoría de la sociedad”, aclaró, “sino que luego de haber pasado la segunda ola y la percepción de riesgo tan alta, hay algunas personas que no priorizaron vacunarse”.

No obstante, las críticas a esta medida ya se empezaron a oír y el #NoAlPaseSanitario es tendencia en las redes sociales y tema de discusión en la calle y en los medios. En este sentido, un cruce llamativo se dio anoche en la televisión argentina entre la periodista Viviana Canosa y el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.

“Yo tengo la Constitución que me avala”, arrancó Canosa. “No quiero que me maneje el Estado la vida porque cuando hacen desastres no se hacen cargo. Si no tengo que ir a un bar o no tengo que viajar porque no quiero ese pasaporte no me importa, no voy a transar. Empezamos con el encierro, seguimos por las libertades y después nos empoman de parados y me la tengo que bancar. Y no estoy dispuesta. ¿A usted le gusta que se metan con sus libertades? A mí no, Berni”, desembuchó la conductora.

 

“Usted habla de la Constitución. De cada derecho surgen obligaciones también”, respondió el ministro. “El hombre cuando decide vivir en sociedad relega ciertas libertades para tener ciertos beneficios. Ahora, si esos beneficios no llegan, es problema del que tiene que garantizar que esos beneficios lleguen”, concluyó.