Una joven se fue de vacaciones y le dejó el departamento al novio para que cuidara de sus mascotas, pero lo que encontró al volver fue peor que una infidelidad.

La chica había dejado su hogar en buenas condiciones para pasar unos días fuera de la ciudad. Al volver, decidió filmar y publicar el estado en que se hallaba el lugar.

Sin embargo, el video generó tantas críticas hacia su pareja que, a días de haber publicado el clip, y de que este se volviera viral, decidió eliminarlo.

Afortunadamente, Laura Ibáñez Woodall, otra influencer de la misma red social de contenido audiovisual, lo replicó y quedaron las pruebas que descompusieron a más de un usuario.

La mexicana Anna Bojorquez se había hecho una ‘escapa’ hasta Sinaloa, y al regresar todo era un verdadero caos. Su novio parecía recién levantado de una larga siesta.

En la cocina, el panorama era nauseabundo. Se amontonaba la vajilla con restos de comida podrida de todos los días que el hombre pasó ‘soltero’.

No sólo que no lavó ollas ni platos, sino que, en vez de guardar las sobras en la heladera o tirarlas a la basura, las dejó a la intemperie donde se llenaron de hongos.

La casa era un desorden total, no había dejado ningún objeto en su lugar, y mucho menos había barrido o pasado un trapo en los muebles, que acumulaban gran cantidad de polvo y pelos de gato.

De hecho, ni siquiera había dormido en la cama, sino que había estado recostándose en una alfombra enrollada, donde yacía “Sandy”, la perrita caniche toy que en vez de blanca estaba gris de tanta mugre.

@laurawoodall_ #dúo con @Bojorquezanaa ♬ sonido original - Bojorquezanaa

En redes sociales, lo que generó gran conmoción y críticas no sólo fue el estado deplorable en que el novio dejó el lugar, sino la liviandad con que ambos se tomaron lo sucedido.

Ella, lejos de mostrarse molesta, lo siguió tratando con dulzura. Él, todavía con cara de dormido no se hacía cargo de la suciedad extrema en que estaba todo, y se justificaba con que era “demasiado” para hacerlo solo.

Además, le echaba la culpa a los gatos por el desorden, mientras la enamorada le festejaba el ‘chiste’. Solo atinó a decir que sentía “vergüenza”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Se le metió una serpiente en la oreja ¡Mirá la estremecedora cirugía de urgencia!