Este domingo en entrevista radial, el ex manager de Diego Maradona, Guillermo Coppola, habló sobre las secuelas que le dejó el coronavirus en su cuerpo y reveló que los médicos le anunciaron que necesitará “oxígeno de por vida”.

El empresario había dado positivo de Covid-19 en enero de este año y logró superar la enfermedad. Pero poco tiempo después, le detectaron una afección respiratoria por la que terminó internado en terapia intensiva.

“El 3 de enero me detectaron el virus, me dieron el alta el 15. Pero el 13 de marzo me interné con un temita respiratorio. Estuve en terapia un par de días, grave. Y salí con oxígeno, con el que actualmente todavía estoy”, comenzó diciendo quien fuera representante del astro futbolístico.

Un día antes de la internación, había estado celebrando el cumpleaños de su pareja y por la noche comenzó a sentir que le faltaba el aire. Al día siguiente se acercó de inmediato al Sanatorio Finochietto, en la Ciudad de Buenos Aires.

“Cuando salí, los médicos me dijeron: ‘Vas a tener que usar oxígeno de por vida’”

Allí le hicieron una tomografía y tenía los pulmones cristalizados. Estuvo dos días grave con asistencia respiratoria, con riesgo de vida. “Cuando salí, los médicos me dijeron: ‘Vas a tener que usar oxígeno de por vida’”, reveló.

A partir de ese momento, Cóppola comenzó a usar una mochila a la que llamó “Chirolita”, con un aparato que le provee oxígeno, y que debe llevar consigo siempre. Mientras tanto, rehabilita dos horas al día con un kinesiólogo y asegura: “Mejoré notablemente”.

En su relato también contó una situación reciente: “Fui a la ducha y, como me sentía bien, no me di cuenta que no puse el oxígeno. La emoción me llevó hasta las lágrimas, porque me permitió bañarme”.

“Me doy cuenta que un poquitito me agito, aunque ahora puedo hacer cosas que antes no”, comentó en relación a la necesidad de contar con asistencia respiratoria.

Finalmente, el empresario aseguró que a pesar de la secuela, a la enfermedad la pasó “muy bien”, remarcando la importancia de cuidarse y cumplir con los protocolos sanitarios: “Uno dice a mí no me va a pasar”