La Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio (NASA) realizará la primera misión de defensa planetaria con el objetivo de desviar asteroides potencialmente peligrosos para la Tierra.

Con el proyecto en desarrollo, busca probar una nueva técnica haciendo que una nave espacial choque intencionalmente contra un asteroide, para intentar cambiar su velocidad y trayectoria a través del impacto.

El doctor Lucas Paganini, científico de la NASA, explicó que el objetivo es “entender estos sistemas de mitigación en caso de que tengamos un asteroide que podría en un futuro llegar a colisionar”.

Agregó que la idea es “investigar qué sistemas o estrategias podemos llegar a tener para cambiar el rumbo de objetos que potencialmente pueden llegar a ser peligrosos”.

El proyecto se conoce como Misión de Prueba de Redirección de Asteroides Doble (DART por sus siglas en inglés) que en caso de tener éxito tendría la capacidad de alterar el recorrido de objetos espaciales.

“El próximo paso de la Oficina de Coordinación de Defensa Planetaria es, una vez, si llegamos a descubrir uno de estos potenciales asteroides, cómo podemos nosotros sin recurrir a energía nuclear desviar estos objetos peligrosos”, resaltó el experto.

Paganini quien integra la división de Ciencias Planetarias de la NASA, adelantó que la nave será lanzada durante octubre de 2022, en un cohete SpaceX Falcon 9.

La nave impactará “contra este pequeño asteroide, que se llama Dimorphos. Pequeños cambios de estas órbitas pueden generar que se mitigue de forma temprana y efectivamente”, detalló el científico.

También indicó que, por más mínimo que sea el cambio de rumbo, significaría una gran diferencia haciendo que el asteroide se desvíe hacia otro lugar en el espacio en vez de entrar a la atmósfera