Recientemente, el insólito caso de un perro a quien su dueña le debe la vida se hizo viral. Es que el enorme Terranova, logró detectarle a tiempo un cáncer mortal.

Cuando Lucy Giles decidió adoptar a Brody hace un año atrás, jamás pensó que esa decisión podría salvar su vida.

De hecho, era una mascota para ayudar a salir adelante, emocional y físicamente, a su marido, quien se recuperaba de una larga internación.

El hombre había estado seis meses en terapia intensiva a causa del coronavirus, y ella pensó que era una excelente idea que atravesara su rehabilitación en compañía de animales.

Por eso decidió adoptar al gigante Terranova negro, una raza conocida por sus habilidades para el rescate, ya que son canes muy inteligentes y excelentes nadadores.

Su familia ya no podía hacerse cargo así que pasó a vivir con la mujer de 45 años y su pareja, en el hogar que tienen juntos en Oxon Hill, Estados Unidos.

Al año de incorporarlo a la familia, Lucy comenzó a notar comportamientos extraños en su mascota.

Contó que cuando estaba sentada viendo televisión o descansando, Brody “olfateaba y acariciaba” su axila con insistencia, “siempre en el mismo lugar del lado derecho”.

“Al principio, pensé que era él quien quería un poco de alboroto y atención, pero decidí que tal vez debería prestar atención, ya que solo mi lado derecho haría esto”, recordó.

Así, decidió hacerse un autoexamen mamario en el que descubrió un bulto y se dio cuenta de que algo podría andar mal en su salud.

Visitó al médico y luego de unos estudios, le diagnosticaron un cáncer de mama. Afortunadamente, la noticia llegó a tiempo y logró comenzar el tratamiento para sanar.

Tras seis rondas de quimioterapia seguidas de lumpectomía y radioterapia, Lucy se recupera, y está profundamente agradecida con su mascota.

No sale de su asombro por la increíble habilidad de su querido amigo, y asegura que no fue casualidad que entrara a sus vidas, sino que había “una razón”.

Finalmente, reveló otro dato impactante, sobre el día en que Brody la alertó y ella detectó el bulto: “Fue el mismo día que mi abuela murió de cáncer de intestino el año anterior, y yo estaba con ella cuando murió”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: La historia del perro que come la tarea se volvió real: las reacciones en las redes | Destacado