China está en vilo a la espera del retorno de su sonda Chang'e 5 con muestras de la Luna que se producirá el día 16 o 17 de diciembre, un hecho que lo convertiría en el tercer país en lograr la hazaña después de la Unión Soviética y Estados Unidos, hace más de cuatro décadas.

La sonda, lanzada el 24 de noviembre desde el centro espacial de Wenchang, alunizó el 1 de diciembre, en una zona conocida como el Océano de las Tormentas, en la cara visible. Dos días después, tras recolectar muestras del satélite, la máquina regresó en una maniobra compleja que consta de varias etapas.

El 14 de diciembre, la Agencia Espacial de China informaba que los sistemas del aparato que trae las muestras estaban en buenas condiciones tras el encendido de los motores para corregir la trayectoria.

 

El inicio de la conquista

La carrera en la investigación de la Luna comenzó con el lanzamiento de la primera sonda, Luna 1, el 2 de enero de 1959 por parte de la Unión Soviética. Dos días después el aparato se aproximaba a unos 6.000 kilómetros, sus dispositivos obtuvieron los primeros datos de la radiación cósmica y la composición de la materia cósmica.

 Estados Unidos, que no podía quedarse atrás en plena disputa, en un periodo en que la rivalidad era en todos los campos, tras los primeros fracasos, el 3 de marzo de 1959 logró lanzar su sonda Pioneer 4 que pasó a 60.000 kilómetros de la Luna.Los científicos soviéticos enviaron su segunda sonda el 12 de septiembre de 1959 que impactó en la superficie de la Luna a una alta velocidad. El país de los Soviets marcaba así un hito y es que por primera vez se realizó un vuelo espacial de la Tierra a otro cuerpo celeste. Las mediciones hechas durante la misión corroboraron que el campo magnético de la Luna era insignificante y tampoco tenía bandas de radiación.

Al mes siguiente los soviéticos lanzaron una la tercer nave la cara oculta de la Luna desde una distancia de 60-70 mil kilómetros. Las imágenes transmitidas a la Tierra mostraron por primera vez lo que se escondía en esta zona.

En esa carrera frenética en la que no se escatimaban recursos, los estadounidenses lanzaron el 23 de agosto de 1961 su sonda Ranger 1. La misión fracasó, la máquina cayó a Tierra. Siguieron los reveses, hasta que se logró lanzar con éxito el Ranger 7, el 28 de julio de 1964. El artilugio pudo enviar imágenes de la Luna.

La convocatoria de la NASA estará abierta hasta el 25 de septiembre.

El 3 de febrero de 1966, la Unión Soviética nuevamente hacía historia. Su sonda Luna 9 se posó en el satélite natural, lo que suponía el primer alunizaje suave en el mundo. El aparato envió a la Tierra la primera panorámica que permitió determinar el relieve lunar. Cuatro meses después, los estadounidenses consiguieron realizar la misma epopeya.Un hito importante en el pulso entre los dos sistemas fue la llegada del primer hombre a la Luna. El 20 de julio de 1969 la nave espacial Apollo 11 alunizó. Al día siguiente Neil Armstrong se convertía en el primer hombre en pisarla. Después de él una decena de astronautas estadounidenses lo hicieron trayendo a la Tierra varios kilos de roca lunar.

La sonda soviética Luna 16 completamente automatizada fue la primera en recoger y traer muestras de la Luna el 24 de septiembre de 1970. La última fue el aparato Luna 24 en agosto de 1976. Ahora 44 años después China busca entrar en el club de potencias con esa capacidad tecnológica.

La misión que estudia la 'cara oculta' de la Luna.

Nuevos tiempos

En el siglo XXI China y la India se incorporaron a la carrera. El gigante asiático lanzó en octubre de 2007 su primera sonda Chang'e 1. La India envió en octubre de 2008 su orbitador Chandrayaan 1 que descubrió grandes capas de hielo en las profundidades de la Luna. Según las estimaciones, nuestro satélite natural alberga 600 millones de toneladas de agua.Israel lanzó en febrero de 2019 su sonda Beresheet, la máquina se estrelló contra el suelo lunar por un fallo de los motores.

China, Estados Unidos y Rusia tienen ahora planes de establecer bases en la Luna para aprovechar sus recursos minerales, uno de los mayores retos tecnológicos de la humanidad por lo que eso implica.