A mediados de diciembre, el volcán Etna ubicado en la isla italiana de Sicilia, había incrementado su actividad, y durante la noche de este lunes tuvo una erupción, dejando una serie de imágenes fantásticas.

Tras la aparición de dos brazos de lava, la actividad se redujo, dejando una densa columna de humo y ceniza, que descendió durante las primeras horas de este martes, como se puede observar en las capturas del Instituto geológico italiano.

Volcán Etna en Italia

La observación del macizo continúa durante la jornada, mientras que se confirmó que el humo fue visible en las regiones de Catania y Taormina, al sur de la península italiana.

La actividad volcánica había comenzado luego de que un terremoto de magnitud 2,7 y otros 16 temblores se registraran en la región hace poco más de un mes. El volcán de 3.330 metros de altura entra en acción varias veces al año y arroja lava y ceniza. La última gran erupción fue en 1992.

Volcán Etna en Italia