El presidente y cofundador de una empresa de neurotecnología de la que Elon Musk es el socio principal, realizó declaraciones impactantes en su cuenta oficial de Twitter. Aseguró que ya existe una tecnología lo suficientemente avanzada como para crear un parque jurásico en la vida real, y que sólo se tardaría 15 años.

La compañía de Max Hodak, que se especializa en el desarrollo de interfaces cerebro-computadora, implantables, también conocidos como Brain-Machine Interfaces o BMI, fue fundada por el magnate sudafricano Elon Musk.

“Probablemente podríamos construir un parque jurásico si quisiéramos”, tuiteó Hodak. Aunque aclaró que “no serían dinosaurios genéticamente auténticos, pero tal vez con quince años de reproducción e ingeniería obtendríamos nuevas especies súper exóticas”.

“Con quince años de reproducción e ingeniería obtendríamos nuevas especies súper exóticas”

Más tarde, Hodak escribió que la biodiversidad es valiosa y dejó volar la imaginación: “La conservación es importante y tiene sentido. ¿Pero por qué nos detenemos ahí? ¿Por qué no intentamos de forma más intencionada crear una diversidad novedosa?”.

La contundente primera respuesta llegó por parte de un portal de noticias especializado en ciencia y tecnología. Futurism consideró que la idea de Hodak es “genial”, pero que al igual que en las películas de la saga Jurassic Park, tiene el riesgo de ser “extremadamente contraproducente”.

Sostuvo además que resucitar o crear nuevas variedades de animales sería tan peligroso como introducir una nueva especie invasora en un ecosistema que no es apto para su sustento