La influencer que fue furor semanas atrás por un video donde se la vio llorando porque no le gustaba trabajar y pidiendo que alguien la mantuviera, volvió a hacerse viral.

En redes sociales, circula uno de sus más recientes posteos en el que Nahir Lorenzetti, más conocida como Nani, contó que había recibido “una propuesta laboral muy extraña”.

Para sorpresa de sus fieles seguidores, aceptó el trabajo pero, fiel a su estilo libre y descarado, lejos de utilizar ese ingreso económico para mantener a sus hijos, confesó habérselo gastado en un iPhone.

Inicialmente, dejó con la duda a los usuarios que le preguntaron si su berrinche viral había sido real, y luego explicó: “Mi ingreso principal actualmente es Twich, soy streamer, antes era youtuber pero me empezó a ir mal”.

Luego, la tiktoker de 33 años comentó sobre la oferta de trabajo. “Hasta hace unos días no había pasado nada, pero de repente una clínica de Uruguay me pagaba para que haga una publicidad llorando”.

“Yo tenía que decir ‘necesito que alguien me pague la consulta del odontólogo”, contó en su cuenta Asadodefasouwu.

@clinicadental.uy @asadodefasouwu ♬ sonido original - Clinica Dental

Seguidamente contó que por esa actuación, le pagaron unos 500 dólares con los que se compró “un iPhone”.

Este último clip que fue visto por casi 2 millones de personas, también cosechó todo tipo de comentarios.

Algunos la felicitaron por invertir en equipamiento para desarrollar su pasión que es ser influencer “otaku”, es decir, aficionada al animé y al manga.

También muchos recordaron que gracias a su influencia, tiempo atrás había logrado recaudar el dinero suficiente para pagarse un mes de alquiler.

“Quiero ver la publicidad” le pidió una usuaria, a lo que Nani respondió que estaba entre los comentarios.

Efectivamente, la propia clínica chilena de cuidado dental había compartido su cuenta en redes sociales para que los usuarios entraran a ver la publicidad.

@clinicadental.uy @asadodefasouwu ♬ sonido original - Clinica Dental

“Por favor necesito que alguien me pague la ortodoncia”, se la ve decir enfundada en un disfraz de película infantil, simulando el llanto que la hizo famosa.

Tras mencionar los precios, vuelve a pedir si alguien quiere pagarle la consulta y cierra la propaganda diciendo “se me está haciendo muy difícil sonreírle a la vida”.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: “No me gusta trabajar”: Subió un video llorando para pedir que alguien la mantenga