Una mujer de 36 años, identificada como Nargiza, fue arrestada por la policía de Moscú y acusada de tráfico de niños tras haber puesto a la venta a su hijo a través de Internet.

El insólito caso fue descubierto por la organización "Alternativa", que lucha contra la esclavitud infantil. Unos integrantes de la entidad se hicieron pasar por "compradores", respondieron al anuncio de la mujer y acordaron pagar los U$S 5.000 que pedía.

Según informó el Daily Star, el encuentro se concretó en un shopping de la ciudad rusa. Allí la ahora detenida confesó que debía vender a su hijo porque tenía muchas deudas que pagar.

Además, admitió que no sentía culpa porque al menor “no le importaba” ir a vivir con otra familia.

Nargiza, quien permanece en prisión por tráfico de niños, no mostró arrepentimiento y señaló que el menor es fruto de una relación anterior y que su actual esposo no lo quiere. El pequeño fue puesto bajo atención médica y psicológica mientras se resuelve su futuro.