Cada 30 de noviembre se celebra el Día Nacional del Mate, en alusión a la infusión que tanta alegría y energía da a los argentinos, uruguayos y cualquier ciudadano del mundo que se anime a probar el rito sagrado y popular.

La yerba mate originaria de América del Sur es en su justa medida beneficiosa para la salud, en todas sus formas.

Entre sus beneficios se sabe que es antioxidante, es decir, previene la acción de radicales libres y podría tener una influencia preventiva en las enfermedades cardiovasculares o cerebrovasculares.

Click to enlarge
A fallback.

Así como en Paraguay utilizan la yerba para el famoso tereré, que es la versión fría del mate, también hubo muchos experimentos gourmet que resultaron un éxito.

Así nació el helado de mate, sí, una exquisita combinación cremosa y nutritiva de dos debilidades para millones de personas.

Ideal para la calurosa temporada que ya comenzó en Argentina, y sobre todo una excelente opción para las Fiestas que se avecinan.

Los ingredientes para la preparación casera son leche 340 gramos, crema doble 160 gr (o nata), leche condensada 140 gramos, azúcar 60 gr, yemas de huevo 2 y yerba mate 6 gramos.

El paso a paso comienza con colocando la leche fría en un recipiente, luego añadir la nata y la leche condensada. Incorporar la azúcar y las yemas de huevo. Por último, sumar la yerba.

Mezclar y cocinar hasta llegar a los 80 grados (es decir, queda líquida la cocción). Luego, enfriarla en un recipiente con agua y hielo.

En una placa o fuente de horno verter la preparación, previamente pasada por un colador para quitarle los restos de yerba, y llevar al congelador por breves minutos.

A continuación, se debe retirar con una cuchara y batir la preparación con batidora o batir de mano (el de alambre) hasta que quede cremosa, durante 3 minutos.

Por último, llevar nuevamente al freezer en un molde de budín (o de la forma que tengas), cubrir con papel film y ya está listo para compartir en familia o con amigos