Existen lugares con leyendas de mostruos y espíritus en casi todas las ciudades del país. Algunos, están abiertos al público y son ideales para visitar este domingo a la noche.

El 31 de octubre tanto en el hemisferio norte como en el sur, se celebra la tradicional “Noche de brujas” más conocida como Halloween.

Latinoamérica fue adoptando la fecha, y en el caso de Argentina, cada año son más las personas de todas las edades que festejan con disfraces y actividades alusivas.

Click to enlarge
A fallback.

En tal sentido la revista especializada Voy de Viaje, enumeró los sitios más tenebrosos para aquellos valientes que se animen a visitarlos y sobre todo, recorrerlos.

  1. Lago Nahuel Huapi, Bariloche

Este hermoso lago de origen glaciar en la Patagonia Argentina tiene su propio habitante de leyenda; Nahuelito. El origen de su historia se puede rastrear incluso en relatos indígenas previos a la conquista, y desde ese momento sigue presente en las historias de locales y turistas.

Muchas teorías apuntan a que puede ser una especie antiquísima, cuyo único sobreviviente a la extinción permaneció ahí, habitando las profundidades del Nahuel Huapi.

  1. Hotel Edén, Córdoba

En el Valle de Punilla se encuentra uno de los hoteles más clásicos para las vacaciones en las sierras cordobesas, sin embargo, no es solo su paisaje y aire de campo lo que atrae al turismo hasta sus puertas.

Los relatos de espíritus que vagan apenas iluminados por los pasillos de este hospedaje, abundan, y mucha gente se acerca para hacer algún tour nocturno o rastrear situaciones paranormales.

  1. Torre del Fantasma, Buenos Aires

Este bello edificio, de arquitectura de estilo catalán, fue construido en 1910 para la señora Auvert Aurnaud, una de las personas más ricas de la ciudad a principios del siglo XX.

Luego del trágico final de una de las inquilinas comenzaron las historias de un espíritu que lo rondaba. Además se dice que está poblado de duendes que cuando se alteran hacen todo tipo de travesuras.

  1. Mansión Stoppel, Mendoza

Ícono del patrimonio cultural de Mendoza, es una imponente casona de más de 1.000 metros cuadrados que estuvo cerrada durante cuatro décadas.

Luego de ser inaugurada como museo los crujidos de la vieja estructura reavivaron la fantasía de la existencia de fantasmas, incluso la gente local bautizó a uno, llamándolo Luisito.

  1. Cerro Uritorco, Córdoba

En las afueras de Córdoba se encuentra Capilla del Monte, un pueblo serrano que además de vistas espectaculares tiene muchas historias para ofrecer.

Según la creencia popular, en el cerro Uritorco, su pico más alto, hay una base extraterrestre y es el lugar donde bajan los ovnis que vienen a la tierra. Además se habla de una comunidad subterránea que vive debajo del monte, los Erks.

  1. La Torre Talero, Neuquén

Saliendo de Neuquén Capital, se levanta un edificio histórico construido en 1906, conocido como la “Torre Talero”. Desde hace muchos años se habla de una extraña figura vaporosa en el lugar.

Los soldados que cuidaba el sitio, contaban que se les aparecía de noche, levitando entre los manzanos o como una ráfaga por encima del desagüe. También la vieron en fuga por entre los eucaliptos o resguardándose detrás de los pilotes que sostienen la baranda del balcón. Los conscriptos temblaban cada vez que ella asomaba