A los agentes de la ciudad de Cornualles, en Inglaterra, se les asignó la tarea de realizar la búsqueda de una mujer desaparecida de 83 años, a partir de un insólito aviso.

Todo comenzó el pasado 14 de agosto, cuando una vecina de la localidad de Bodmin vio maullar a la gata de su vecina con insistencia, y le pareció extraño.

El animal estaba parado en  la esquina de un gran campo de maíz cerca de la dirección de su casa, por lo que hizo sospechar a la señora que alguien corría peligro.

Cuando se acercó al lugar, efectivamente comprobó que su vecina necesitaba socorro, y que Pirán, la gatita, había estado alertando de la situación.

La anciana había caído aproximadamente 70 pies por un terraplén muy empinado, con un acceso increíblemente difícil y un terreno irregular.

El Servicio de Rescate y Bomberos de Cornwall estuvo presente, junto con su equipo acuático especializado, la ambulancia aérea de Cornwall y la terrestre de SWAST.

La mujer fue levantada de regreso al campo en una camilla, mediante un rescate con cuerda. Después fue llevada al hospital en la ambulancia aérea en condición estable.

“¡'Piran' el gato ha salvado el día!”, escribió el Departamento de Policía en su cuenta de Twitter, donde difunde información oficial diariamente a su comunidad