Christina Hunger, es una verdadera Dr. Doolittle de 27 años. Aplicó en su mascota una técnica vinculada al desarrollo comunicativo que utilizó reiteradas veces para ayudar a los niños de su consultorio ubicado en Omaha, Nebraska.

La Comunicación Aumentativa y Alternativa (CAA), es una herramienta que brinda, a las personas con retrasos o trastornos graves del habla, la capacidad de decir palabras a través de otro medio.

Stella es toda una sensación en las redes sociales, con 788.000 seguidores en Instagram, 101.000 en YouTube y 28.000 en Facebook, ahora también tiene un libro dedicado a todo lo que ha aprendido en su corta vida.

Ella puede comunicarse con los humanos mediante un dispositivo creado por su dueña. Tiene un asombroso vocabulario de 48 palabras gracias a Christina, quien le enseñó a hablar utilizando un tablero con botones que se relacionan con palabras específicas.

En el tablero, Hunger programó una serie de botones con palabras asociadas a sensaciones y necesidades específicas de su mascota. Incluyó “jugar”, “fuera” y “agua”, y luego añadió “paseo”, “adiós”, “ayuda”, “no” y “ven”.

Hoy en día, Stella conoce y utiliza 48 palabras o frases incluyendo “te quiero” en un tablero en el que se comunica con sus dueños.

La perra puede combinar hasta cinco palabras para crear frases únicas, hacer y responder preguntas, expresar sus pensamientos y sentimientos, hacer observaciones y participar en conversaciones breves.

Por ejemplo, Stella utilizó las frases “ayuda, playa, te quiero” para pedir a sus dueños que la llevaran a la playa. A continuación, pulsó los botones para hacer las frases “te quiero, agua” y se colocó junto a su collar de playa.

Todo empezó cuando Hunger se preguntó qué pasaría si probaba con su cachorro las intervenciones lingüísticas que utilizaba con sus jóvenes clientes, y la experiencia se volvió única.

En el libro, “Cómo aprendió a hablar Stella”, recurre a sus técnicas de lenguaje para llevar a los lectores a través de los principales cambios de la vida con Stella a su lado. Además, concluye cada capítulo con consejos para aquellos que quieran enseñar a su perro a comunicarse.

Hunger contó que recibió miles de correos electrónicos de propietarios de mascotas con preguntas sobre su método “Hunger”, que espera que el libro responda.

“Quería que la gente entendiera toda la historia, porque creo que cuando hay algo tan nuevo como esto, hay que situarse en la perspectiva de la persona y de la mascota y entender cómo llegó a ser lo que es ahora”, dijo Hunger.

Y concluyó “no hay magia, sólo trabajo, tiempo, paciencia y dedicación con las mascotas. Teniendo eso en cuenta siempre se pueden lograr resultados extraordinarios”