El papa Francisco, en sus primeros comentarios públicos tras la muerte de su predecesor el sábado, calificó al papa emérito Benedicto XVI como un hombre "tan noble y tan amable" que fue un "regalo" para la Iglesia y el mundo.

El Sumo Pontífice habló en la homilía de las Vísperas de Acción de Gracias de Año Nuevo planeadas previamente en la Basílica de San Pedro.

"Es con emoción que recordamos su persona, tan noble, tan amable y sentimos en nuestro corazón tanta gratitud, gratitud a Dios por haberlo regalado a la Iglesia y al mundo", dijo Francisco.

Benedicto, de 95 años, murió el sábado por la mañana en el Vaticano después de que su salud se deteriorara repentinamente durante la Navidad. Fue Papa entre 2005 y 2013, cuando se convirtió en el primer pontífice en 600 años en renunciar en lugar de gobernar de por vida. Reuters-NA NA