El fin del mundo sería mucho antes de lo que pensás... ¡y podrías estar vivo para verlo! Así lo advirtió el paleontólogo, biólogo evolutivo y editor del destacado diario científico Nature, Henry Gee.

“Los humanos están condenados a extinguirse, las señales ya están ahí para quienes deseen verlas”, comenzó afirmando en un artículo para la revista Scientific American de Estados Unidos.

Tras un estudio sobre la degradación de hábitat, la disminución de la fertilidad y la baja variación genética, el investigador británico evidenció que la especie humana podría colapsar en tan solo 100 años.

El equipo de expertos que dirigió Gee, determinó que el primer factor es que las sociedades cuentan cada vez con menos recursos naturales, el agua escasea y la tierra está casi irreparablemente contaminada.

Asimismo, cada vez hay menos personas en el mundo, y no sólo por la pandemia del covid o por la inminente ‘Tercera Guerra Mundial’.

Esto es porque además, en los últimos años la calidad de los espermatozoides de los hombres disminuyó enormemente, ya sea por estrés, contaminación o factores socioambientales.

Pero lo más alarmante es que, según sus palabras, hemos evolucionado muy lento. El científico asegura que la población actual sigue siendo “extraordinariamente similar al Homo Sapiens”.

“Hay más variación genética en unos pocos grupos de chimpancés salvajes que en toda la población humana. La falta de variación genética nunca es buena para la supervivencia de las especies”, explicó.

Según los cálculos de Gee, el mundo podría colapsar en 2100, cuando los factores mencionados lleguen a su punto máximo, y llamó a ese futuro muy cercano “deuda de extinción”