Una de las tantas “conejitas” que pasaron por la Mansión Playboy en vida del aclamado Hugh Heffner, reveló detalles inéditos sobre las estrictas normas que regían en el lugar.

A la edad de 18 años, la modelo Jenna Bentley de Montana se mudó por un año a la ‘Bunny House’ una propiedad lindera a la mansión donde vivían el magnate y sus compañeras en 2007.

Según contó a Jam Press, había estrictas reglas de convivencia que debían acatar. Una de ellas, era que podían volver a casa solo hasta las 21 horas, de lo contrario debían dormir literalmente afuera ya que no se les permitía la entrada.

Click to enlarge
A fallback.

A sus 32 años de edad y amasando una fortuna con su cuenta en Only Fans, contó que su estadía en la famosa mansión fue “un sueño hecho realidad”, ya que compartió momentos con grandes celebridades como Angelina Jolie, Tommy Lee y Pamela Anderson.

Contó que se sentía “nostálgica porque fue un momento increíble”, y porque “nunca habrá nada igual que sus fiestas”, asegurando que “eran más salvajes de lo que puedes imaginar”.

Entre sus revelaciones, admitió haber repartido “sustancias ilícitas y juguetes sexuales” en esas “fiestas locas”, y aunque remarcó que nunca tuvo relaciones sexuales con el empresario de la famosa revista Playboy, sí reveló detalles sobre él.

Jenna aseguró haber visto al octogenario teniendo sexo con “cuatro personas” a la vez –aunque no eran las conejitas- y debido a que tuvo que firmar un acuerdo de no divulgación estricto, evitó nombres aunque dejó entrever que se trataba de gente famosa.

Dijo haber participado en muchas de esas fiestas sexuales, y que las chicas tenían prohibido tener novios. “Incluso conocer chicos era una patada inmediata”, es decir, expulsión de la residencia.

Habló de una fiesta de látex donde los invitados, muchos de ellos famosos de Hollywood entre otras figuras reconocidas, estaban desnudos y cubiertos con pintura haciendo “muchas travesuras”.

“La gente estaba teniendo sexo en todas partes. En las grutas, en la piscina, incluso vi a una pareja haciéndolo en el huerto de calabazas”, manifestó Jenna.

La fastuosa casona ubicada al norte de la ciudad de Los Ángeles, California, “tenía cines, animales, camas elásticas, estilistas”, de hecho la modelo la comparó con una “casa de juegos Barbie de la vida real” con personal las 24 horas y posibilidad de obtener cualquier antojo.

“Había un teléfono que llamamos ‘Dial-a-Dream’ porque podías presionar 0 y pedir lo que quisieras, en cualquier momento del día o de la noche. Por ejemplo, si quisiera papas fritas de McDonald's a las 3 a.m., salían a buscarlas”, detalló.

Asimismo, contó que el magnate Hefner, fallecido hace 4 años, solo tenía tres habitaciones principales en su casa para sus novias y esposas oficiales (las estrellas de The Girls Next Door Holly Madison, Bridget Marquardt y Kendra Wilkinson) y que el resto de las conejitas vivía en la Bunny House