Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM conMaría Isabel Reinoso.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

María Isabel Reinoso

Los laboratorios decidieron acompañar la propuesta que hizo el Gobierno nacional para congelar precios de los medicamentos. ¿Qué opinión le merece esta decisión?

En realidad en la reunión donde estuvo el Ministerio de Salud, los laboratorios y también de la Confederación Farmacéutica Argentina en representación de las farmacias, lo que se habló no es de congelamiento sino de estabilizar los precios de los medicamentos por 60 días.

Para eso se les pidió que carguen en el Vademecum nacional los medicamentos que están en ANMAT, todas las especialidades medicinales que fabrican tanto los laboratorios argentinos, los agrupados en laboratorios cooperativos como las multinacionales, que carguen los listados con los precios al 1 de noviembre.

Click to enlarge
A fallback.

En el término de 60 días se pidió estabilidad en todos los medicamentos que son bajo prescripción médica para tratar de abordar desde el ámbito del Ministerio de Salud una política integral de acceso al medicamento.

En el término de 60 días se pidió estabilidad en todos los medicamentos que son bajo prescripción médica para tratar de abordar desde el ámbito del Ministerio de Salud una política integral de acceso al medicamento, ya que veníamos con algunos problemas pero la pandemia puso sobre la mesa otros de la inequidad que hay en aquellas personas que tienen o no tienen obras sociales.

Lo que paga de bolsillo una persona tiene que ver con el precio pero también tiene que ver con si tiene o no descuento, si tiene una prepaga, una obra social provincial o Pami, o si es jubilado y no tiene Pami.

Hay una inequidad importante en lo que sería el gasto de bolsillo para cada una de las personas al momento de tener que venir a la farmacia para poder hacer sus tratamientos.

Todo eso se puso sobre la mesa, se discutió y en el día de ayer los laboratorios terminaron con esa carga para que las farmacias tengamos los precios al 1 de noviembre y trabajar en estos 60 días mientras se mantiene esta estabilidad.

¿Por qué no se habla de congelamiento? Porque puede haber situaciones particulares para algunos laboratorios y para algunos productos o para algunas materias primas, y no se trata en este caso de que algún paciente que tenga alguna patología específica se vaya a quedar sin el medicamento.

Eso hay que garantizarlo y tiene que estar por encima de cualquier otra cuestión, así que eso es lo que se discutió y lo que se empezó a implementar ayer.

¿Cómo calificaría la reunión que tuvieron con el Gobierno?

En principio, los datos que tenía el Gobierno no eran coincidentes con los que teníamos las farmacias y los que tenían los laboratorios. Por eso se decidió trabajar en esta puesta en común y tener los mismos datos.

Fue una reunión muy larga donde se pusieron sobre la mesa muchas problemáticas y tratar de intercambiar para que el Gobierno escuche y vea a los actores de diferentes ópticas.

Todos sabemos que el formador de precio es el laboratorio fabricante pero la situación de las farmacias últimamente está siendo crítica no solamente por el financiamiento, las obras sociales están pagando muy pero muy atrasadas.

Si bien el compromiso fue atender a todos los pacientes en la pandemia, después surgieron problemas a la hora de tener que cobrar esos medicamentos pero también hay una franja, 17 millones de argentinos, que no tienen trabajo, no tienen seguridad social o no tienen cobertura, y eso hay que atenderlo, más allá de que el Ministerio de Salud con el plan Remediar provee estos medicamentos a una franja vulnerable.

Hay toda otra franja que tenía antes una prepaga, que tenía un trabajo, y al no tenerlo más se quedó sin cobertura y atención médica.

Pero hay toda otra franja que tenía antes una prepaga, que tenía un trabajo, y al no tenerlo más se quedó sin cobertura y atención médica, y por lo tanto se queda sin descuento de medicamentos.

Y también algunas imposiciones que hacen algunas obras sociales donde no permiten que las farmacias atiendan esa determinada obra social porque le imponen condiciones leoninas y hacen que el paciente tenga que deambular con una receta de determinada obra social buscando de una localidad a la otra para que le hagan el descuento y eso no estaría bien y hay que corregirlo.

Después pusimos sobre la mesa las estadísticas de los precios y tampoco eran concordantes. Sobre lo consumido en el 2020 el precio para los jubilados aumentó en todo el año el 9%. Estuvo el precio casi todo el año congelado. En lo que va del 2021, sobre el dato real, lo consumido, los precios de enero a septiembre aumentaron el 30 %.

O sea que están por debajo de la inflación pero para que Pami tenga otros precios los laboratorios y las farmacias estamos haciendo un aporte -llamémoslo bonificación, subsidio- que es muy alto y la realidad es que todos sabemos que los jubilados no tienen el dinero para comprar los medicamentos, que sus jubilaciones son muy pequeñas pero al aportar tanto subsidio del sector privado a un solo sector vemos que se provocaron distorsiones y eso hay que tratar de corregirlo.

Y por otra parte hay obras sociales prepagas que están sacando medicamentos del Vademecum, que en los convenios que tenían hay ciertos medicamentos que no los incluyen más y eso para los pacientes que lo necesitan también representa un problema.

Hoy se están dando algún tipo de distorsiones que entendemos que es por la situación crítica-económica que tiene la Argentina pero hay herramientas que la ministra de Salud planteó de trabajar en esas herramientas, como fue en los años 2002-2003-2004, para restablecer un sistema de salud que sea más equitativo.

¿El precio de los medicamentos es uniforme en todo el país?

Sí. Las farmacias cuando decimos que no somos formadoras de precios es porque el laboratorio fija el precio y pone el precio público. Entonces todas las farmacias tenemos por sistemas informáticos un mismo precio para que después sobre ese mismo precio le podamos hacer el descuento de las obras sociales.

Esto siempre es así, la farmacia no carga sobre ese precio porque tenemos sistemas informáticos y un mismo medicamento en Ushuaia, en la Quiaca, en la provincia de Buenos Aires, en CABA o en Córdoba vale lo mismo.

-