En California, Estados Unidos, la vacuna de Moderna ya generó polémica: tuvieron que suspender su aplicación tras una serie de reacciones alérgicas graves que sufrieron algunos de los pacientes que se aplicaron la cura contra el coronavirus.

Erica S. Pan, epidemióloga de ese estado norteamericano, alertó sobre la situación y desalentó el uso del lote 41L20A de la vacuna de Moderna, hasta poder culminar con las investigaciones que detallen lo sucedido.

“Por precaución, y reconociendo también el suministro extremadamente limitado de vacunas, recomendamos que los proveedores utilicen otro inventario de vacunas disponible”, sostuvo Pan en un comunicado oficial.

"Recomendamos que los proveedores utilicen otro inventario de vacunas disponible”.

Cabe destacar que, el episodio se registró en menos de 10 personas, que tuvieron que recibir asistencia médica, y que todos ellos habían sido vacunados en el mismo lugar; reacción que no se halló en otros pacientes que también recibieron la medicina.

Por su parte, desde Moderna indicaron que “no están al tanto de eventos adversos comparables de otros centros de vacunación que pudieron haber administrado vacunas del mismo lote”