Los autores del video viral más famoso de YouTube “Charlie Bit My Finger” (Charlie mordió mi dedo), tomaron la decisión de subastarlo como obra de arte digital, el día en que se cumplan 14 años de su publicación.

En la divertida filmación casera de apenas 55 segundos, se puede ver a un bebé de un año con cara de pícaro, mordiéndole el dedo a su hermanito mayor, quien se queja pero también se ríe. Así de sencilla como parece, lleva al día de hoy 881.722 millones de visualizaciones.

Los progenitores de esos chicos ya crecidos, aunque todavía menores de edad (15 y 17 años), eliminarán el video de la plataforma audiovisual un día después de venderlo. La subasta está programada en el sitio web CharlieBitMe.com para el próximo 23 de mayo.

“Fuimos unos de los primeros en utilizar YouTube (2007) y somos unos de los primeros en adoptar los 'token' no fungibles (NFT)”, explicó Howard Davies-Carr, el padre de Charlie y Harry, los protagonistas.

Estos token son activos criptográficos basados en la tecnología 'blockchain', con códigos de identificación y metadatos únicos que los distinguen entre sí. Puede tratarse de un dibujo, una animación, un extracto de audio o video, una foto o incluso un tuit auténtico al que se le da el atributo de coleccionable.

En esta ocasión, Davies-Carr anunció que además de adquirir la filmación y pasar a ser el único propietario, el comprador tendrá la oportunidad de crear un nuevo vídeo de parodia, con la participación estelar de Harry y Charlie.

Gracias al formato NFT, el artista Beeple vendió recientemente a 69 millones de euros una obra de arte digital que es un collage de miles de pequeñas imágenes.

Y a mucho menor precio, 500.000 dólares, se vendió el famoso meme conocido como “Disaster Girl”, donde se puede ver una nena con cara de haber hecho una travesura, mientras bomberos apagan el incendio de una casa.

Charlie y Harry en la actualidad