Una colección de huesos encontrados en la provincia de Neuquén, en el noroeste de la Patagonia, fue identificada como perteneciente a la familia de los dinosaurios saurópodos, de cuellos y colas largos, patas en forma de pilares, entre las que se cuentan especies de animales terrestres más grandes del mundo.

Los restos no son un esqueleto completo, y consisten principalmente en huesos pélvicos y vértebras, lo que solo da una indicación de la enorme escala del animal, que según la revista Cretaceous Research donde se publicó el estudio, podría ser parte de una población previamente desconocida.

El pariente más cercano es Andesaurus, un tipo de "titanosaurio de gran tamaño" que existió durante la mitad del período Cretácico en América del Sur. Estos grandes saurópodos llegaron a medir 18 metros de largo.

Sin embargo, los fragmentos de huesos fosilizados indican que el nuevo titanosaurio era mucho más grande, superando fácilmente en tamaño al Andesaurus y probablemente haciéndolo más grande que los animales terrestres conocidos, el Patagotitan y el Argentinosaurus, ambos tipos de saurópodos.

El Patagotitan fue anunciado por paleontólogos en 2014, luego de que se descubrieron los primeros huesos en la Patagonia en 2013. Se cree que pesaba casi 60 toneladas, y alcanzaba longitudes de más de 31 metros.

En aquel momento los expertos dijeron: “Dado el tamaño de estos huesos, que superan a cualquiera de los animales gigantes conocidos anteriormente, el nuevo dinosaurio es el animal más grande conocido que caminó sobre la Tierra"