A finales de agosto, un hombre de 58 años de edad murió a causa de un accidente aéreo, junto al piloto que conducía el avión anfibio en el que viajaban.

El pasajero, había tomado el vuelo para cumplir con el último deseo de su padre, Leo John Cemensky, quien había fallecido días antes en la casa donde vivía.

Este le había pedido que esparciera sus cenizas sobre alguno de los más de 10.000 lagos en Minnesota, Estados Unidos.

Así fue como Lee Cemensky contrató un servicio aéreo de la compañía Fly the Swan, quien prometía en su sitio web una vista panorámica de los lagos y la tierra, así como la experiencia de aterrizar sobre el agua.

Y aunque la vista debió ser magnífica, por “circunstancias desconocidas” que aún se investigan, el avión ultraligero conocido como “el Cisne” comenzó a fallar.

En cuestión de minutos, cayó estrepitosamente en el centro norte de Minnesota, cobrándose las vidas tanto de Lee como del piloto, Douglas A. Johnson, de 61 años de edad.

Poco antes de las 19 horas, desde el centro de operaciones de la pequeña compañía aérea reportaron a los servicios de emergencias que la nave había despegado pero no había llegado a destino.

Tras los rastrillajes, una hora y media más tarde encontraron los cuerpos sin vida de Cemensky y Johnson, en un bosque al noroeste de Emily, la comunidad donde se encontraba la sede.

El teniente Craig Katzenberger de la oficina del alguacil del condado de Crow Wing, describió el avión Cygnet de 2010 como “hecho en casa”.

En diálogo con la prensa local, notificó además que la Administración Federal de Aviación y la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte estaban investigando el accidente.

En menos de un mes, la familia Cemensky tuvo que despedir los restos de dos integrantes muy queridos, quienes tenían hijos, nietos y bisnietos.

Lee, se había mudado a la comunidad de Emily, luego de vender un negocio en Las Vegas, que había sido su propiedad durante más de 20 años.

Allí también, los vecinos lamentaron profundamente su pérdida, y lo recordaron en redes sociales como un “buen tipo... bueno con todos sus clientes”

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Pánico total: Cayó un juego en un parque de diversiones ¡Impactante video!