El pasado lunes, un nene de cuatro años quedó encerrado en el balcón de su departamento, ubicado en el quinto piso de un edificio en el barrio porteño de Caballito. El encargado del complejo se dio cuenta y realizó una peligrosa maniobra que quedó registrada y se hizo viral.

Eran las 10 de la mañana cuando un comerciante de la zona vio a un nene solo en un balcón con las persianas totalmente bajas. En seguida se comunicó con el portero del edificio, Alejandro, quien acudió a socorrer al menor.

El pibe caminaba de un lado a otro trepando vertiginosamente cada tanto la reja del balcón. Causó gran preocupación a los vecinos de en frente, quienes luego de llamar “a la policía y los bomberos”, se encargaron de filmar el hecho.

En diálogo con la prensa, Alejandro relató los minutos siguientes: “Subí, golpeé la puerta y toqué timbre mil veces, pero nadie me atendía”.

Como no había tiempo que perder, pidió ingresar al departamento contiguo al del niño para trepar el balcón y saltar hacia el otro, entendiendo que ponía en riesgo su vida, pero también la de los transeúntes 18 metros abajo.

Afortunadamente pudo salvar al nene, y alertar a los padres. Al parecer, el menor se había despertado antes que ellos, y había estado jugando con las persianas, cuando quedó atrapado fuera de la vivienda en el 5° A.

“Verlo ahí fue una locura. Fue un verdadero peligro de mi parte saltar al otro balcón, pero el nene estaba desnudo en la parte de abajo y se colgaba del balcón”, manifestó el héroe.

Y agregó: “La criatura se pudo haber caído tranquilamente, pudo pasar por las rejas que son muy chiquitas. No iba a esperar a que llegara la policía. No lo pensé, me trepé y salté al otro balcón”