Una joven de Florencio Varela identificada como AMG, tuvo que esperar a cumplir la mayoría de edad para radicar una denuncia penal contra su madre y su padrastro por abuso sexual. El caso causó conmoción en el barrio y en las redes sociales, porque la víctima sufrió por más de 10 años durante los cuales pidió ayuda sin éxito.

Desde los 2 a los 13 años de edad, la chica padeció un calvario al igual que sus hermanos, en una vivienda de la localidad de Bosques. No solo fue violada, sino que además era atada con cadenas, golpeada y obligada a realizar tareas domésticas en condiciones inhumanas.

Los acusados GTS y MNG fueron inmediatamente detenidos tras multiplicarse los elementos probatorios en su contra, incluyendo relatos de los hermanos de la víctima e informes de los peritos psicólogos del Departamento Judicial Quilmes.

La prisión preventiva la dispuso el juez Diego Agüero,  titular del Juzgado de Garantías N° 6, a requerimiento del fiscal Alejandro Ruggeri.

Quedó acreditado que “entre los años 2004 y 2015 aproximadamente, en el interior de una vivienda de Florencio Varela, GTS (de quien este medio se reserva los datos filiatorios), abusó sexualmente en forma reiterada mediante la utilización de amenazas de su hijastra, entre los 2 a 13 años de edad, hija de su pareja MNG”.

El hombre abusó sexualmente de su hijastra en forma reiterada mediante la utilización de amenazas, con conocimiento de la progenitora

En el fallo se revela que “los hechos antes relatados fueron en conocimiento de la madre de la víctima, quien no denunció la perpetración de los mismos, aun encontrándose obligada a promover la persecución penal del delito denunciado, facilitando de este modo la corrupción de la menor, al momento de los hechos”.

La joven recordó que “los imputados la golpeaban mucho, la hacían lavar la ropa en el frío cuando tenía 8 años de edad”. De acuerdo al informe psicológico, “tenía un relato consistente sin caer en fabulaciones”. Y los testimonios tanto de sus hermanos como de algunos vecinos de la zona, confirmaron el maltrato.

“A los 11 años le contó a una vecina sobre los abusos que sufría, y que los procesados se enteraron de esa situación por lo que la golpearon, la ataron a una silla, mientras su padrastro la golpeaba, su madre la golpeó con un martillo en la cabeza hasta quedar inconsciente”, agregó.

Con tales elementos, el juez Aguero dictó prisión preventiva para los imputados, por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por las condición de guardador del imputado y la convivencia preexistente con un menor de 18 años en concurso real con lesiones leves, corrupción de menores”