La creciente necesidad de la población de contar con insumos de limpieza y sanitización para afrontar la pandemia por coronavirus, supuso un gran desafío de productividad para la industria química.

Este sector tuvo que duplicar rápidamente su producción para abastecer la alta demanda, gran parte de sus líneas quedaron a un lado y se le dio prioridad a la elaboración de fórmulas específicas para evitar posibles contagios.

En tal marco, predominó a nivel mundial un poderoso desinfectante a base de amonio cuaternario de quinta generación, que se utiliza normalmente en el ámbito hospitalario por su gran poder virucida.

Circulan cada vez más marcas, muchas de dudosa procedencia, y no todas cuentan con certificación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

El amonio cuaternario de quinta generación, se utiliza normalmente en el ámbito hospitalario por su gran poder virucida

Tal es así que este jueves, a través de una resolución publicada en el Boletín Oficial, se prohibió el uso, la comercialización y distribución en todo el territorio nacional de todas las presentaciones y de todos los lotes del producto rotulado como “AMONIO CUATERNARIO PARA USO EN LA INDUSTRIA ALIMENTICIA, marca BACTER ACTION BIOPLAS - Variedad HERBAL".

La propia fábrica denunció la adulteración de un producto de su titularidad, tras detectar que la firma Bioplas de insumos químicos, había accedido al limpiador de amonio cuaternario reemplazando la etiqueta original, por otra donde figura su nombre y también se mantiene la marca de la denunciante, Bacter Action.

La prohibición se realizó “considerando que los establecimientos y productos domisanitarios deben contar con las correspondientes habilitaciones y registros en cumplimiento con las Resoluciones ex MS y AS N° 708/98 y N° 709/98 y las Disposiciones ANMAT N° 7293/98 y N° 7292/98 y sus modificatorias, con el fin de que la ANMAT esté en condiciones de garantizar su calidad, seguridad y eficacia”