Esta semana, uno de los tantos videos caseros que se volvieron virales fue el de una cámara de seguridad que captó una insólita estampida en un bar.

Los comensales disfrutaban la cena en las mesas ubicadas sobre la vereda. Era una noche cálida y el local estaba colmado, hasta que algo los hizo entrar en pánico.

Todo sucedió el sábado 17 en cuestión de segundos, en la Avenida Boa Viagem de la ciudad Recife, al noreste de Brasil.

En la filmación se pudo ver a la gente comiendo y charlando en la Cervecería Alphaiate, cuando de repente unas chicas notaron algo sospechoso.

Comenzó a pasar un grupo de gente corriendo, inclusive un perro, por lo que algunas personas se asustaron y empezaron a correr también.

En un instante, la huida repentina de los clientes puso en alerta al resto y todos se fueron corriendo despavoridos, aunque sin entender el porqué.

Al viralizarse el video en las diferentes redes sociales, desde la Secretaría de la Defensa Social del estado de Pernambuco tuvieron que salir a desmentir que se tratase de algún robo o catástrofe.

“Hay un malentendido o falsa alarma por parte de los clientes, sin que haya sido percibido, ni por las cámaras de videovigilancia ni por los equipos de la Batallón 19, que se encontraban en el lugar y alrededores”, sostuvieron.

Admitieron que hubo algunas llamadas a la línea de emergencias, pero nadie pudo constatar que la desesperación generalizada fuese a causa de algún episodio concreto.

“Contactados, dueños y empleados de restaurantes de la zona no pudieron explicar qué motivó el movimiento de clientes”, informaron las autoridades.

E indicaron que “tampoco hubo registro de denuncia o comparecencia de presuntas víctimas en la Comisaría de Boa Viagem”.

Amyr Kelner, una cirujana plástica que se encontraba en el lugar ese sábado a la noche, arrojó un poco de luz sobre los hechos.

“Fue muy rápido. La gente venía lentamente, luego, cuando se acercaron a nuestra mesa, comenzaron a correr. Le dije a mi amiga que llamara y agarrara su bolso. Se levantó y, en ese momento, alguien gritó que era una redada. Fue entonces cuando me levanté, grité que yo también era una redada y salí corriendo”.

 

“La gente se agachó en los otros bares y empezó a correr. Entramos al Alphaiate, se agacharon y, a los pocos minutos, vimos que no pasaba nada. Todos se echaron a reír y volvieron a las mesas como si nada. Luego dijeron que era crossfit”, agregó.

La publicación inicial en la red social del pajarito obtuvo más de 100.000 reproducciones, despertando todo tipo de teorías y de memes.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Desopilante video del pato que “cayó preso” causó ternura y risas en las redes sociales