Salió a la luz el cuarto y último capítulo de una reveladora entrevista que brindó Mavys Álvarez, la mujer que fue novia de Diego Maradona cuando tenía 16 años en La Habana, Cuba, donde el astro vivió durante un tiempo para tratar su adicción a las drogas.

La mujer que actualmente es madre de dos hijos de 15 y 4 años, brindó detalles exclusivos e inéditos de su tormentosa relación con el futbolista argentino fallecido el 25 de noviembre de 2020.

En un noticiero de la cadena América TeVé de Miami, relató cómo fueron los cuatro años de noviazgo, comenzando por una extraña convocatoria para “ayudar a Diego, que era una figura mundial, amigo de Cuba y que estaba deprimido”.

Click to enlarge
A fallback.

En el momento en que accedió, su vida cambió por completo y para siempre. Comenzó una etapa de adicciones, abusos, privación de su libertad y hasta una operación estética impuesta por el Diez.

Según explicó a Teleshow la abogada penalista Raquel Hermida Leyenda, especialista en delitos sexuales, delitos como “corrupción de menores y prostitución” cuadrarían en la relación que tuvieron.

En la última entrega del reportaje que tuvo en vilo al mundo entero, Mavys contó que en aquel momento dejó “de estudiar porque Maradona no quería una novia universitaria”, que vivía en un departamento pagado por él: “Se molestaba si yo salía, a cualquier lugar, al mercado, fue muy celoso”.

“A veces no tenía para comer y una vecina me traía comida. Mi mamá tocaba la puerta llorando, pidiendo verme, y él me tapaba la boca y no le abría”, reveló. También contó uno de los violentos episodios que vivió con el ídolo futbolero.

Todo comenzó cuando ella atendió una llamada de Claudia Villafañe, esposa legal de Maradona, quién ni bien se dio cuenta de lo sucedido tiró el aparato contra la pared y “se enojó mucho”.

“Es cierto que me golpeaba, pasó muchas veces, una vez me sacó del comedor a empujones, me metió en el auto y me agarró de los pelos cuando llegamos a la casa. No me hubiera dejado denunciar, si ni siquiera me dejó ir ese día, y tampoco creo que la Justicia hubiese actuado porque Fidel le ayudaría a salir del problema”, relató.

También detalló que tomaban “cocaína y éxtasis en gotas” traídas de Colombia, que Maradona le hacía tomar para que se relajara, y tal vez, para que aceptara hacer un trío sexual con él, algo que le había propuesto hacer “muchas veces” y que ella no quiso.

Asimismo, contó que fue sometida a una operación de implantes mamarios en la Argentina: “Me fueron a buscar a mi casa y me hicieron el pasaporte en un día, viajé sola y cuando llegué me esperaba un guardaespaldas de Diego; después fue lo de la cirugía”.

“Mi madre no estaba presente y no tenía conocimiento de esta operación, no sé quién firmó o si pagaron para que me lo hicieran ilegalmente”, detalló.

Mavys recordó esa difícil noche: “Las heridas se me abrieron cuando estaba recién operada y fuimos a una fiesta con Diego. Él aceleró mucho en la camioneta y casi desbarrancamos; yo llegué llorando y él lo veía todo como una broma”.

Tras las primeras ediciones de la entrevista días atrás, se confirmó la presentación de la denuncia por presunta trata de personas contra parte del entorno de Diego Armando Maradona. Y luego de esta última parte del reportaje, la propia Mavys pidió ser querellante