Uno de los videos más virales de esta semana en internet, fue el de un misterioso hombre que quiso demostrar su gran amor por los animales, aunque el resultado no fue el esperado.

En su cuenta de la red social con contenido audiovisual más popular de los últimos tiempos, Adrián Labrada, compartió un clip donde se pudo ver un acto de compasión aunque también de brutalidad.

La publicación del joven influencer alcanzó las 27 millones de visualizaciones, cosechando más de un millón de “me gusta” y casi 7 mil comentarios.

Bastaron tan solo 10 segundos para mostrar lo que habría sido un acto heroico por parte del protagonista de la historia, un “compa” suyo.

En un día soleado, elegantemente vestido, decidió comprar una jaula repleta de loros a un vendedor que estaba en la vía pública.

Y para sorpresa de los presentes, lejos de llevarse a esas decenas aves, abrió la pequeña puerta de la estructura metálica, y comenzó a sacudirla para liberarlas.

 

Una por una las fue dejando salir. Eran tantas, que en la desesperación se agolpaban y atoraban, por lo que a algunas tuvo que ayudarlas.

“Compró todos los pericos para dejarlos libres” escribió Labrada sobre las imágenes. Sin embargo, lejos de obtener las repercusiones deseadas, los usuarios se fijaron en otro detalle.

“Los mató tratando de sacarlos de la jaula” bromeó uno de los comentaristas y otro llamado Andrew agregó: “Literal todo está mal lo único que no está mal es la intención”.

Uno sostuvo que “el wey q no sabe lo q son las especies invasoras”, una joven de nombre Mary Fox lamentó: “Qué abuso, cómo los tenían... ¿cuándo se van a prohibir ese tipo de actividades?”.

Por su parte, Karla Bridge desde México, expresó: “Espero no lo haya hecho cerca. Capaz los atrapa de nuevo y los revende”.

Muchos consideraron que el comprador “hizo más mal que bien”, que fue un “claro ejemplo de la intención NO es lo único que cuenta”, y que hubiera sido “buena idea liberarlos en un bosque”.

También criticaron el accionar, alegando que “si ya tenían comida y agua al estar enjaulados, no sabrán como buscarse la vida y morirán de hambre y sed”.

“No debería de haberlos comprado porque, como los compra, la gente que los vende va a atrapar a más porque les está yendo bien en el negocio”, opinó Tatiana.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: ¡Aterrador! Navegaban en un barco pesquero y un tiburón les saltó encima: Mirá el impactante video