Con el reciente aumento en las tarifas de servicios públicos y el de las bajas temperaturas, también aumenta la preocupación por el gasto de recursos, los naturales del mundo, y los económicos propios.

En esta época algunos comienzan a preguntarse si sus estufas están listas para una nueva temporada invernal, y otros más desprevenidos, inician una investigación para ver si conviene más equiparse con estufa eléctrica o gas, según el consumo que generen en sus diversas variantes.

Sin embargo, hay otras alternativas para calefaccionar el hogar sin recurrir a las empresas de servicios esenciales y atravesar el otoño-invierno de la mejor manera. Primero y principal, hay que tener en cuenta una serie de medidas indispensables para que mantener el clima cálido en el hogar.

Estos consejos a algunos les resultarán de utilidad y a otros demasiado obvios como elegir cortinas y alfombras más gruesas, abrir la casa durante las horas de luz y cerrar todo por la noche, cubrir la campana de la cocina, usar cinta aislante para evitar los chifletes que entran por el filo de las puertas y ventanas.

El siguiente es un sistema que puede ser muy útil para calentar ambientes chicos y queda estéticamente muy bien como decoración de interiores.

Se trata de colgar una maceta boca abajo con su respectivo “plato” del mismo material pero a modo de tapa, con un espacio en medio, es decir, unidos por un largo tornillo que puede servir para que queden suspendidos.

En el platito, la idea es colocar velas y prenderlas, todo ese despliegue que podemos hacer una sola vez y utilizar toda la vida, hará que el calor se expanda poco a poco por toda la habitación.

Y en última instancia, otra forma de tener un ambiente cálido es más bien para situaciones de emergencia ya que requiere alcohol al 70%, sí, uno de los héroes de esta pandemia también nos puede salvar del frío.

Para esta modalidad se requiere además un rollo de papel higiénico o de cocina, y una lata vacía del mismo grosor. Al papel hay que sacarle el centro de cartón, e introducirlo en la lata. A esta, llenarla de alcohol y prenderlo fuego. Esta especie de minifogata de interior durará por mucho más tiempo del esperado