Un economista y matemático rumaro reveló su secreto para convertirse en multimillonario. En la década de 1950 ideó una fórmula con la que ganó la lotería 14 veces en todo el mundo, hasta que el FBI y la CIA comenzaron a investigarlo.

Todo empezó cuando en su país de origen el gobierno ofrecía un sorteo de lotería a sus ciudadanos. Mediante esta combinación de operaciones, Mandel logró acertar hasta 5 de los 6 números necesarios, y junto a tres amigos se llevó el primer premio.

Según investigaciones, las posibilidades reales de ganar la Lotería Nacional son de 1 entre 18.000.000. Participar en este tipo de sorteos y ganarlos es una cuestión de tener mucha suerte, ya que este concurso consiste en elegir un número al azar.

Click to enlarge
A fallback.

Tiempo después, Stefan viajó a Australia, donde se encontró con un sistema distinto de lotería, por lo que tuvo que cambiar su fórmula. Así ganó el mayor número de décimos posible con combinaciones diferentes... ¡12 veces!

El científico fue más allá, invirtiendo el dinero en perfeccionar su fórmula. Stefan consideraba que la base para ganar era conseguir el mayor número posible de combinaciones con las que puede contar la lotería.

Es decir, si en el sorteo hay que elegir 6 números entre las cifras 1 y 40, los resultados arrojan un total de 3.838.380 combinaciones. Ante esto, el economista decidió jugar solamente a sorteos en los que el premio superase en tres el número de combinaciones.

Mediante este algoritmo, Mandel convencía a sus familiares y amigos para aportar el dinero para comprar todos los boletos con estas combinaciones. Después simplemente ganaba y lo repartía entre todos los que hubieran aportado capital.

En Estados Unidos consiguió 30 millones de dólares e incluso provocó que el sistema de loterías americano cambiara sus normas, limitando las veces que una misma persona puede comprar participaciones.

Hasta 14 agencias internacionales, entre las que se incluyen el FBI y la CIA, estuvieron tras este matemático. Ninguna de ellas pudo demostrar que había cometido un delito