El Gobierno nacional destinará $3.000 millones para impulsar la fabricación de bicicletas eléctricas en el mercado local. La iniciativa forma parte de un nuevo plan de desarrollo productivo verde para reducir las emisiones de carbono y la contaminación respondiendo además a lineamientos y compromisos globales.

Estarán a cargo de la fabricación la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (Cadieel), la Asociación de Industriales Metalúrgicos (Adimra), y, en tercer lugar, la Cámara de la Industria de Motovehículos, Bicicletas, Rodados, Motopartes y Bicipartes argentinas (Cimbra).

Desde el segundo semestre del año, las empresas de la industria estiman que fabricarán alrededor de 20.000 bicicletas eléctricas. Las personas podrán acceder a ellas en 48 cuotas sin interés, con un préstamo o un crédito a través de la tienda oficial del Banco Nación.

En esta línea, el valor de mercado de las bicicletas eléctricas rondará entre los $150.000 y $200.000. Podrán fabricarse hasta 1.5 millones de unidades por año en la Argentina y se espera que el 10% del total de las bicicletas sean eléctricas en los próximos años.

Las bicicletas eléctricas son uno de los medios de transporte más elegido en las ciudades por ser ágiles y ecológicas, ya que no emiten monóxido de carbono ni óxido de nitrógeno, y reducen la contaminación acústica de las grandes ciudades.

Las firmas del sector ya adelantaron que lanzarán tres modelos, dos para transitar en la ciudad y uno para montaña. Las “urbanas” serán las más económicas y la última será la más cara porque contará con mayor autonomía y podrá ser utilizada para circular en distintos terrenos.

Por otro lado, adelantaron que crearán una bicicleta eléctrica “plegable” pero todavía no anunciaron cuándo comenzará su desarrollo.

Los tres modelos tendrán baterías de producción nacional de 350 y 500 watts, lo que serviría para recorrer hasta 80 kilómetros pero todo dependerá del peso de la persona y la superficie.

Todas las baterías son reciclables y pueden cargarse fácilmente. Según los fabricantes, las bicicletas eléctricas nacionales tardarán cuatro horas en cargar.

Cabe destacar que se trata de un vehículo que no paga patente, no utiliza combustible, tampoco paga seguro alguno, no es necesario dejarlo en un estacionamiento, y se encuentra libre de recibir algún tipo de fotomulta.

Sin embargo, deberán cumplir el código de tránsito y transporte que rige en la Ciudad de Buenos Aires: se podrá circular a una velocidad máxima de 25 kilómetros por hora, deberán tener un sistema de frenos, bocina, espejo retrovisor y luces traseras y delanteras